El envío de tanques anunciado por Alemania a Ucrania es una de las consecuencias de la presión de medios de información en ese país, adujo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Añadió que se debe a una muestra del “poder mediático usado por las oligarquías en el mundo para someter gobiernos».

Durante su conferencia de prensa matutina, dijo que ese tipo de poder mediático no sólo se presenta en México, sino en todo el mundo. “No quería, por ejemplo, Alemania involucrarse mucho en la guerra de Rusia y Ucrania, y en contra de la población de la mayoría de los alemanes, decide el gobierno mandar más armas a Ucrania, por la presión de los medios de comunicación alemanes, y eso se replica en todos lados”, agregó.

Se trata de un fenómeno relativamente nuevo porque “había pasado como un siglo que la prensa mexicana sólo se había dedicado a callar y aplaudir, y ahora no”.

Tras reiterar que desde la época del presidente Madero “no se había desatado una campaña en contra del gobierno como la que estamos padeciendo”, ponderó que “esto también es bueno, ayuda, porque había mucha simulación, una doble moral, un doble discursos, mucha hipocresía” y actualmente se viven tiempos de definición.

Recuerda a Luis Javier Garrido.

El presidente López Obrador expuso que a pesar que la tendencia de algunos medios informativos fue la premisa “la calumnia cuando no mancha tizna”, ahora “ya no es del todo exacto. Yo sostengo que ese truco no funciona porque ahora sí hay posibilidad de réplica”.

En este contexto, recordó al escritor, académico universitario y articulista de La Jornada, Luis Javier Garrido, (quien falleció en 2012) por sus publicaciones semanales en las que hacía una análisis crítico del PRI en su época como partido en el gobierno, así como de los gobiernos panistas.

“Yo recuerdo al maestro, Luis Javier Garrido, doctor en ciencia política, extraordinario, fue el que hizo -no hay otro- el mejor libro sobre la fundación y todo el proceso de transformación del PRI, fue su tesis de doctorado”, indicó el mandatario.

Recalcó que “todos sus artículos, claro una vez por semana, eran contra (Carlos) Salinas y contra el PRI de aquel tiempo, insistía, insistía, insistía, pero claro, cada semana. Ahora no, ahora puede ser constantemente”.

Conocido también con el sobrenombre de “antipristo”, fue alguien “extraordinario, gran maestro de la facultad de Ciencias Política, muy bueno, cuando nadie de los intelectuales orgánicos cuestionaban a Salinas. Luis Javier, que donde quiera que esté sepa que lo recordamos con mucho cariño, fue de los precursores de este movimiento”, expresó el tabasqueño.

Fuente: La Jornada