Un comando ingresó al hospital de Pochutla para rematar a un individuo que recibía atención médica en el nosocomio público.

Salvando todas las medidas de seguridad, dispararon en contra de Erick Barroso, quien convalecía después de un primer intento de asesinarlo.

En el primer ataque, ocurrido hace cuatro días, recibió algunos disparos que lo hirieron.

En este segundo, ocurrido la mañana de este miércoles, los disparos fueron certeros y le quitaron la vida.

La persona quedó sin vida sobre la cama de una de las habitaciones del hospital.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, cerraron el hospital para iniciar con las primeras diligencias, pero no explicaron cómo ingresó el comando.

Fuente: Quadratín