Javier Divany BárcenasJavier Divany Bárcenas

Ante todo respeto y valores es lo que necesitan las autoridades otorgar a los ciudadanos de esta capital y de todas las ciudades y comunidades de México, aunque en esta ocasión el delegado en Cuauhtémoc, Alejandro Fernández, se aventó un diez en favor de los chilangos para evitar ser ignorados.

Y es que, ya es justo que alguien le ponga un hasta aquí a la gente del billetes, quienes creen que con su dinero pueden hacer y deshacer. Pues esta vez Alejandro Fernández, no el cantante, sino el delegado de la Cuauhtémoc, mandó toda la caballería del Jurídico para evitar que los dueños del Hospital Delinde construyan un puente en beneficio del nosocomio, sin el consentimiento de los vecinos.

Bueno, la bronca es que los dueños del Hospital Delinde no tienen todos los permisos que exige la demarcación, pero sobre todo el permiso de los habitantes. Ojalá y siempre fuera así que tomaran en cuenta a la población para cualquier obra y no sólo para algunas cosas. Sólo vea usted como siguen metiendo por todos lados el Metrobus, sin que nadie haya pedido la opinión de los vecinos que viven por la ruta donde pasará este transporte.

Ya metidos en esto del transporte público, al que de repente le apuró terminar la chamba fue al gobernador del estado de México, Eruviel Ávila, quien después de su informe de gobierno en el que habló maravillas de su gestión, ahora trabajadores de la construcción trabajan día y noche para terminar la ruta del Maxibus, que correrá de Ecatepec hasta lechería, donde conecta con el tren rápido o mejor conocido como el Suburbano, que conecta con Buenavista.

Hace más de cuatro años comenzaron los trabajos en la avenida 30-30, en Ecatepec, por el entonces gobernador Enrique Peña Nieto, hoy presidente de la República, misma que quedó parada en varias ocasiones, e incluso al inicio de la campaña de Peña a la presidencia.

Habría que preguntarnos. ¿Si ahora si van a ejercer el presupuesto destinado para esa obra del Mexibus Ecatepec- Lechería?, ¿Qué pasó con los recursos del los años anteriores, que se hizo con ellos?, ¿a quién hay que pedirle cuentas desde que empezó la construcción de las mismas?

En fin, seguramente nos quedaremos con la sospecha de que el dinero no fue ocupado en su momento como es costumbre, pero allá ellos (los gobernadores, el federal y el estatal) y sus conciencias.

Mirilla política

En el Palacio Legislativo de San Lázaro, la olla exprés está a todo lo que da y los diputados sólo tienen hasta el domingo para cumplir con lo que les mandata el reglamento para ser aprobada la reforma hacendaria.

Pero, el PAN ha puesto una carta volteada sobre la mesa, que aún no negocia con el PRI, misma que podría ser un as, sin embargo se dice que el PRD ya obtuvo el apoyo de los del tricolor para algunos beneficios en la capital, que podrían ir relacionadas con la reforma política, y ¿qué es?, pues que el DF puede obtener los beneficios de un Estado, como es más presupuesto.

El mismo Gustavo Madero, dirigente nacional y el coordinador de los diputados, Luis Alberto Villareal García han señalado que no van a apoyar esa iniciativa de Peña Nieto porque desangra a las familias mexicanas.

Quien sí está contento y a todo lo que da es Manlio Fabio Beltrones, quien sabe que tiene en esta reforma el apoyo del PRD, pero sólo por esta, quien sabe para la energética cómo se pongan las tribus amarillas.

El escenario es que para antes del domingo los diputados se vayan a descansar a sus casas, los que viven cerca, mientras los que viven lejos se quedarán en los hoteles que alquilan regularmente o en departamentos que rentan en la ciudad de México. Pero de que habrá reforma hacendaria, ¡habrá!

divanybz@yahoo.com.mx
divanybz@gmail.com
@javierdivanybz