??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????El gobierno mexicano envió una nota diplomática a la cancillería de Bolivia en la que expresa su sorpresa y preocupación por las declaraciones que el presidente de esa nación, Evo Morales, hizo a un medio de comunicación.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores asentó que México privilegia el diálogo respetuoso a nivel regional y la interacción entre países, reconociendo la diversidad que existe en América Latina y el Caribe, sobre la base del diálogo y la cooperación.

En ese marco, añadió, “estas reiteradas expresiones fomentan una falsa percepción de división regional en momentos en que los países de América Latina y el Caribe, México en particular, están empeñados en construir un espacio de unidad y diálogo en la figura de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)”.

En la nota diplomática, remitida a la cancillería de ese país la mañana de este jueves, sostiene de manera oficial que México apuesta por los ánimos de concertación que hoy prevalecen en la región.

Durante un acto efectuado en la Academia Nacional de Policías, en La Paz, el mandatario boliviano opinó que la desaparición de normalistas en Iguala, Guerrero, demuestra que la estrategia mexicana de lucha antidrogas es fallida, pues se trata de “un modelo de libre mercado que lamentablemente está sometido al imperio norteamericano».

Morales fue entrevistado el miércoles por la emisora argentina Radio Continental antes de participar en la cumbre del Mercosur en la ciudad de Paraná.

En la entrevista, Morales explicó que su interés en incorporar a Bolivia a Mercosur responde a la voluntad de que sea una «integración de carácter regional» y no puramente para un «comercio competitivo», tras lo cual se empezó a referir a México.

«Imagínese lo que está viviendo México. Yo digo que México es un modelo fallido, el modelo fallido, el libre mercado fallido», dijo Morales.

Lamentablemente las autoridades se sometieron como libre mercado a Estados Unidos y ahora estos son los resultados. Esto debe hacer reflexionar a todos los países que impulsan el libre mercado. Quienes no estamos con el libre mercado estamos mejor», concluyó el mandatario.

El 10 de noviembre, Evo Morales había expresado también su solidaridad con las familias de los 43 estudiantes mexicanos que desaparecieron en un ataque de policías y narcotraficantes en Iguala (sur) y que, según la fiscalía, fueron probablemente asesinados e incinerados.

El mandatario izquierdista, crítico de México por ser parte de la Alianza del Pacífico y su estrecha relación comercial con el vecino Estados Unidos, tachó entonces como «muy lamentable» lo que sucedía en el país. Morales declinó viajar a México para la Cumbre Iberoamericana de Veracruz (este) a inicios de diciembre.

El crimen de los 43 estudiantes, que desató una conmoción nacional y la peor crisis de la presidencia de Enrique Peña Nieto, generó reacciones de mandatarios latinoamericanos.

El presidente uruguayo, José Mujica, dijo a finales de noviembre que México le parecía una «especie de Estado fallido», un comentario que retiró rápidamente en medio de un roce diplomático.