El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el aumento de impuestos en algunos estados de la República nada tiene que ver con el gobierno federal pues es decisión de las administraciones locales, y dijo que es mentira que se les haya reducido el presupuesto a las entidades.

Aseveró que a las entidades federativas se les han entregado los recursos que les corresponde por ley y en algunos casos hasta por adelantado, por lo que “no se vale que nos echen la culpa, porque ahora todo es que por la austeridad no se hacen las cosas”.

Añadió que existe un problema estructural que consiste en que muchos estados están endeudados, y aunque reconoció que no toda la culpa es de los actuales gobernadores, dijo que hay mandatarios estatales que recibieron los estados quebrados como Nayarit y Chihuahua.

En ese sentido, el mandatario federal recomendó a los estados del país que apliquen una política de austeridad republicana, pues en algunos casos, pese a los problemas financieros que tienen, continúan los gastos extravagantes y superfluos.

“Al evitar esos gastos alcanza para pagarle a los trabajadores”, afirmó al tiempo que cuestionó las inversiones para asesores, consultorías, pago por publicidad en medios de comunicación y el uso de aviones o helicópteros particulares.

Asimismo, López Obrador indicó que hay formas de ajustar el presupuesto como: cobrar predial a quienes no lo pagan, evitar las condonaciones de impuestos a empresas que tienen trato privilegiado.

Señaló que lo mismo sucede con las universidades, las cuales se exceden con eventos con gastos pagados, viáticos, congresos, seminarios y viajes, pero cuando se termina el dinero son los maestros o trabajadores quienes no reciben sus pagos.

Fuente: NTX