El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que llevará mucho tiempo para que México sea autosuficiente en la producción de gas y que si ahora el país no tiene este recurso se debe a que durante muchos años, los gobiernos descuidaron por completo la extracción.

En su conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, señaló que lo mismo sucedió con la extracción del petróleo, la refinación, la petroquímica y el sector eléctrico, fueron abandonados.

En ese sentido, López Obrador señaló que en las pasadas administraciones se dio preferencia a los contratos de compra de gas, con los cuales hacían negocios para beneficiar a algunas empresas.

Añadió que ante la falta de gas, su gobierno tendrá que seguir con la importación de gas y por ello se revisaron algunos contratos que eran muy favorables para las compañías y se llegó un acuerdo con lo que se logró un ahorro de cuatro mil 500 millones de dólares.

“Afortunadamente ya se logró un arreglo y se tendrá gas, pero nos va a llevar mucho tiempo ser autosuficientes en gas”, declaró el mandatario federal.

En este contexto, el presidente expuso que a los pasados gobiernos tampoco les importaba atender la quema del gas a la atmósfera, por lo que México llegó a ser el país que más gas quemaba.

Asimismo, recordó que una de las empresas más beneficiadas fue Repsol, de España, a la cual le vendieron acciones de Pemex y le otorgaron contratos para extraer gas en la cuenca de Burgos, y aunque no extrajeron el gas, dijo, “se llevaron una buen lana”.

También contó que había un contrato de más de 20 mil millones de dólares para traer gas de Perú a Manzanillo y aunque en el contrato se establecía un precio, en ese entonces bajó el costo del gas en Estados Unidos, a la empresa ya no le convenía y decidió incumplir el contrato.

Aunque la empresa sí pagó para deshacer el contrato, López Obrador ordenó que se revise en qué consistió el pago de la indemnización a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Fuente: NTX