Octavio Romero Oropeza, director General de Petróleos Mexicanos (Pemex), informó que en un año se redujo en un 91 por ciento el robo de combustibles en el país, lo que significa un ahorro de 56 mil millones de pesos.

Durante la conferencia matutina en Palacio Nacional, el titular de Pemex explicó que las acciones llevadas a cabo durante la presente administración permitieron disminuir el robo de combustibles, que actualmente se mantiene en cinco mil barriles diarios y se espera que al término de 2020, se logre reducir a la mitad esta cifra.

“Durante 2018 tuvimos una pérdida de 20 millones de barriles, mientras que en 2019 la cifra fue de un millón 800 mil barriles”, detalló.

El funcionario mostró una gráfica en la que se observa cómo a partir de 2012 se mantuvo un alza constante en el robo de combustibles, “escalando año con año el robo con cuatro mil millones 600 mil barriles, hasta alcanzar 20 mil millones en 2018”.

Dijo que las acciones conjuntas de diversas dependencias, y la vigilancia ejercida por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina (Semar), en los ductos y dentro del centro de control localizado en la Ciudad de México, es que se pudo actuar para detectar a quienes realizaban estas actividades ilícitas y disminuir la incidencia de este ilícito.

“Dentro de estas acciones la intervención de la Sedena y Marina en el centro de control de México con 44 ingenieros militares para la verificación y monitoreo del sistema y verificando las alertas por pérdida de presión por las tomas clandestinas”, añadió.

Aún hay 149 kilómetros de ductos donde roban combustible

El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero, informó que se han detectado 149 kilómetros de ductos “conflictivos” y se han incrementado las tomas clandestinas de combustibles porque los presuntos delincuentes migran a otros puntos conforme aumenta el control sobre las redes.

“Tenemos 149 kilómetros detectados como los más conflictivos y donde están actualmente más del 95 por ciento de las tomas clandestinas”, explicó el funcionario federal durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Agregó que con la vigilancia mediante el despliegue de elementos de la Secretaría de la Defensa y de la Guardia Nacional se ha logrado reducir significativamente el robo de carburantes, pero quienes cometen este delito van migrando hacia otros puntos para continuar la extracción ilegal.

Romero Oropeza explicó que durante 2018 se detectaron 205 tomas clandestinas y en 2019 se incrementaron a 323, por lo que se trabaja en diversas acciones para detectarlas y eliminarlas.

Entre las acciones para reducir este ilícito se contempla prohibir la venta de válvulas que son usadas por quienes extraen los carburantes, así como continuar cubriendo con cemento los ductos a fin de imposibilitar el robo de gasolinas.

El titular de Petróleos Mexicanos refirió que actualmente hay 71.5 kilómetros de ductos cubiertos con concreto y se tiene contemplado incrementar este año a 175 kilómetros.

Fuente: NTX