Coahuila espera un repunte de casos de COVID-19, debido a aglomeraciones registradas durante los festejos del 10 de mayo en diferentes municipios del estado.

El gobernador, Miguel Riquelme, señaló que la mencionada celebración complicó la implementación de las medidas preventivas por lo que afirmó que los próximos días serán cruciales en el desarrollo de la pandemia.

“Los epidemiólogos, infectólogos y la gente que nos ha apoyado en la parte técnica nos dicen que pasando el 10 de mayo se espera un brote dentro de la gente que no hizo caso y que de alguna forma pudo ser portador (de COVID-19)”, dijo.

En tanto, indicó que para la región centro donde se ubica Monclova, el municipio con mayor numero de contagios, aún no se tiene fecha definida para la reapertura de comercios.

“Hoy les quiero dejar en claro: no se abre mañana, no hay fecha tampoco”, subrayó.

No obstante, aseguró que el Subcomité de Atención de COVID-19 analiza cada una de las actividades económicas en la región para establecer el programa de reinicio de operaciones.

En la zona norte de Coahuila, una primera tanda de comercios cerrados por casi dos meses empezará a abrir desde este viernes.

Fuente: NTX