La pandemia de Covid-19 tendrá impactos diferenciados en el país. La afectación a cada estado depende de los sectores productivos que ahí se instalan. Con base en este marco heterogéneo se construye el Paquete Económico del próximo año, dijo Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Invitado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para comentar los Censos Económicos 2019, recalcó que esta información se utiliza para evaluar el impacto sectorial y regional de la emergencia sanitaria. Además de evaluar cómo la duración de la pandemia tendrá efecto en el crecimiento potencial del país.

“Si queremos ir cerrando las brechas que existen en el país necesitamos una caracterización específica sectorial”, determinar los problemas de cada actividad económica y con base en ello diseñar la política de gasto, dijo en conferencia virtual. Agregó que la propuesta será enviada el Congreso a más tardar el próximo 8 de septiembre.

Subrayó que el país tiene varios problemas estructurales: una tasa de crecimiento “relativamente baja, la falta de un sector financiero lo suficientemente profundo en línea con países similares de desarrollo y la baja participación de las mujeres en el trabajo”.

En dicho sentido, recuperó la información dada por Inegi en la que se exhibe acceso a crédito sólo para 12.4 por ciento de las empresas del país. Agregó que éstas se vieron afectadas en los últimos cuatro meses no sólo por el cierre económico sino por la caída en flujos para atender sus obligaciones, tanto en pago operativo como en financiamiento.

En ese punto, subrayó que la respuesta lanzada por el gobierno federal en la suspensión de intereses moratorios va en el sentido de apoyar a empresas que tienen acceso a crédito y el riesgo al sistema financiero está acotado dado el bajo apalancamiento que hay en el país. Y así, para las dos de cada tres empresas informales en el país se lanzó el programa de créditos de 25 mil pesos.

Esto por un lado. No obstante, Ernesto López Córdova, economista líder de Empresas, Emprendimiento e Innovación del Banco Mundial, expuso que “la principal causa del bajo crecimiento en México es el pobre desempeño de la productividad”. De 1990 a la fecha ha decrecido 0.3 por ciento anualmente. Comparó: si el país hubiera aumentado éste indicador a la tasa de China, Polonia y Perú, el ingreso per cápita en México sería el doble, 50 por ciento y 23 por ciento más alto, respectivamente.

“Elevar la productividad incide directamente en los ingresos de la población”, recalcó. Por lo que también es necesario contar con empresas más productivas. Adelantó que en diciembre el Banco Mundial lanzará un informe que rastree el tema en México y si “la ausencia de cambio estructural en la economía es una causa de la baja productividad”.

Al detallar sobre el impacto de la Covid-19 en el sector privado, Clemente Ruiz Durán, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, agregó que la mortalidad “ya alta” en las empresas mexicanas, “con la pandemia será más grave”. Así que, en el marco de la recuperación, los Censos Económicos 2019 pueden usarse para el diseño de una política industrial.

Sobre las expectativas desde el sector privado, Claudia Jañez, presidenta del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales, subrayó que no hay estimados de cuando se regresará a niveles previos a la pandemia. Una recuperación podrían ser “en algún momento de 2021”, pero todo depende de que exista una vacuna.

Fuente: la jornada