Un grupo de aproximadamente 100 trabajadores de confianza y sindicalizados de Interjet se manifestaron en las oficinas de la aerolínea que se ubican a un costado de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), para exigir el pago de liquidaciones luego de que fueron despedidos el pasado 14 de agosto.

Los inconformes bloquearon los accesos principales del corporativo, luego de que la aerolínea los citó en la Junta de Conciliación y Arbitraje, pero son decirles fecha y hora. En entrevista con La Jornada, trabajadores de la Ciudad de México, Guadalajara y Cancún, señalaron que en marzo, la aerolínea les avisó a través de un video que debido a la pandemia del Covid-19 les reduciría el salario en 50 por ciento, sin consultar a la base trabajadora.

Sin embargo, hace un mes, a varios trabajadores de diferentes áreas les hizo firmar su “retiro voluntario” en el cual prometió pagarles entre el 40 y 50 por cien del total de su liquidación, pero a la fecha no han recibido el dinero.

Los trabajadores de las áreas de operaciones, ventas, contabilidad, tesorería, presupuesto y comisarios que protestaron en la ciudad de México, bloquearon por momentos circuito interior, impidiendo el paso vehicular. Varios señalaron que llevaban entre 10 y cinco años trabajando en Interjet. Por el momento, la aerolínea no se ha pronunciado al respecto.

El problema no sólo el pago de liquidaciones sino también de salarios. A finales de agosto, en una reunión que sostuvieron Alejandro del Valle, inversionista de Interjet, con el director general del sindicato de trabajadores de la sección 15, Joaquín del Olmo Velázquez, así como delegados de distintas áreas de la aerolínea, acordaron que se realizará el pago que se debe a los trabajadores, correspondientes a la primera y segunda quincena de agosto.

También, se acordó que el depósito de vales de despensa pendientes del mes de julio y de agosto serían cubiertos a más tardar el pasado 15 de septiembre, empero, algunos dijeron que sólo recibieron parcialidades de los cobros pendientes.

De acuerdo con un escrito firmado por el director general de la empresa, Carlos Rello Lara, en la reunión de ese entonces, Del Valle reconoció que la situación actual de la empresa “se encuentra muy disminuida por malas decisiones de administraciones pasadas, aunadas a los efectos negativos de la pandemia de Covid-19”.

Fuente: la Jornada