La emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus ha tenido efectos sin precedentes en el mercado laboral de la Ciudad de México al provocar una pérdida de 218 mil 431 empleos formales al mes pasado, comparados con los 60 mil 605 creados entre enero y agosto de 2019, que habían posicionado a la capital del país como la entidad con mayor generación de puestos de trabajo en términos absolutos.

El informe que la titular de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STFE), Soledad Aragón Martínez, envió al Congreso capitalino antes de su comparecencia este viernes, señala que en este contexto se intensificaron y articularon acciones y programas en favor de la protección social de la población y la recuperación del empleo, y adicionales a los 500 millones de pesos para el programa Seguro de Desempleo se destinaron otros 148 millones 900 mil pesos en apoyos emergentes.

El diagnóstico elaborado por la dependencia refiere que los sectores comercio y de servicios para empresas, personas y el hogar fueron los más afectados, y en el caso del sector de la construcción, tras una contracción en marzo, abril y mayo, en los meses posteriores se caracterizó como la principal fuente generadora de empleos formales, inclusive con una cifra récord de 24 mil 276 personas contratadas en junio.

La particularidad de esta crisis es que la mayor pérdida de empleo ocurrió en un periodo temporal acotado. Tan sólo entre abril y mayo se perdieron 162 mil 808 empleos, prácticamente dos terceras partes de lo que va de 2020. Sin embargo, gracias al propio dinamismo de la economía capitalina y a partir de los esfuerzos coordinados para la reactivación económica entre diferentes instancias de gobierno y la iniciativa privada, los meses más recientes muestran signos de recuperación en la generación de empleos formales, mismos que se traducen en saldos positivos en muchos sectores y en una desaceleración de la caída en el resto, señala el informe.

Explica que en una primera fase se implementaron medidas que permitieran asegurar un ingreso mínimo a los trabajadores que perdieron su empleo, con un incremento en las solicitudes de ingreso al programa Seguro de Desempleo, al que se adicionó con un monto de 100 millones de pesos la acción social Apoyo para personas residentes que perdieron su empleo formal antes y durante la emergencia derivada del SARS-Cov-2 (Covid-19), que consistió en la entrega de 3 mil pesos a 35 mil 333 personas.

Se implementó además el Apoyo emergente a personas trabajadoras no asalariadas con registro ante la STFE y a personas trabajadoras eventuales, con un presupuesto de 30 millones 792 mil pesos, con el que se otorgaron apoyos por 3 mil pesos a 12 mil 964 personas.

El informe refiere que la ciudad recibió una donación de 18 millones 192 mil pesos de la Fundación Open Society para atenuar la caída en el ingreso de las personas que laboran en actividades no esenciales suspendidas, que se entregaron en apoyos de 3 mil pesos a 6 mil 64 trabajadores informales y que laboran por su cuenta como empleadas del hogar, locatarios de mercados públicos, entre otros.

Fuente: la jornada