A pesar del escenario económico y de salud adverso por la epidemia de Covid-19, el gobernador de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras, señaló que esa entidad sigue adelante y será de las primeras en recuperarse.

Tras la entrega de su quinto informe de Gobierno al Congreso Local, el mandatario ofreció un mensaje en el Centro de Convenciones de la capital, recinto en el que se respetaron las medidas de prevención y sólo se permitió un aforo del 10% con 300 invitados.

El también presidente de la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago), dijo que hasta febrero, antes del impacto de la epidemia, San Luis Potosí se encaminaba a consolidarse como uno de los mayores polos de desarrollo del país.

Sin embargo, reconoció que el Covid-19 detuvo el crecimiento de la entidad y su Gobierno tuvo que enfocarse en “proteger la vida y la salud de los potosinos”.

El gobernador rindió homenaje a las víctimas de la epidemia y al personal médico. A su vez, indicó que desde marzo la entidad pasa por una situación difícil, donde se cambió alcanzar las metas de desarrollo por “evitar pérdidas de empleos, cierre de empresas, caída en la pobreza de la población y priorizar proyectos”.

Respecto a las medidas para la prevención de contagios, resaltó que en la entidad se invirtieron recursos extraordinarios para priorizar la reconversión hospitalaria, identificación temprana de casos y realización de pruebas, lo que permitió colocar a San Luis entre los estados con menor tasa de letalidad.

Aunque señaló que todavía no se acaba la emergencia sanitaria, Carreras dijo que las acciones preventivas y de apoyo como créditos a microempresas, condonación de impuestos, apoyos alimentarios y otros, permitirán que sea de las primeras entidades en salir de la crisis.

Respecto al rubro de gobernabilidad, informó que su administración es la primera en el país en obligar sus funcionarios a presentar públicamente sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscal.

Entre las acciones de austeridad, presumió una reducción del 10% en el gasto corriente, así como en el salario de funcionarios, además de un plan de transparencia que coloca a la entidad a la vanguardia en esos rubros.

Además, apuntó que es de los estados que menos observaciones tiene de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), con sólo 1.6% sobre los recursos fiscalizados.

Otro de los logros es la reducción de la deuda por 6 mil 600 millones de pesos y el compromiso de que el próximo año, cuando se termine su mandato, la deuda será menor respecto al inicio de su Gobierno.

Juan Manuel Carreras reconoció que la epidemia dejó presiones financieras por mil 200 millones de pesos, que serán aliviadas con un manejo responsable de las finanzas y la gestión de recursos ante la Federación.

En materia de seguridad, expresó que aunque la “delincuencia organizada, la demanda de drogas y la crisis económica conforman el difícil entorno”, se logró reducir los índices de los principales delitos en general en 14%.

Del escenario económico, reportó un crecimiento de 7% en el Producto Interno Bruto (PIB) local, lo que coloca a la entidad por encima de la media nacional. Y para no perder ese ritmo en el contexto de la epidemia, seguirán con el impulso del empleo formal, apoyo a empresarios y emprendedores, turismo, entre otros.

Destacó que llevan 8 mil 100 millones de dólares de inversión acumulada en la entidad, por lo que en “San Luis Potosí no hemos dejado de esforzarnos un solo día para responder a los retos que nos impuso la emergencia, lo hemos hecho con el mismo espíritu de siempre”.

Como representante del Gobierno federal asistió la titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien enfatizó que “las circunstancias han sido excepcionales, se trata de un año muy complejo para todos los gobiernos locales y federal que se han enfrentado a los efectos de la pandemia de Covid”.

Aseguró que “las acciones promovidas por el Gobierno de San Luis Potosí fueron las adecuadas y de manera responsable”.

Fuente: 24 horas