Mujeres de diferentes clases sociales y sectores fueron imprescindibles para que la independencia de México se concretara, aunque la historia del país no las reconozca en la misma proporción que a los hombres, indicó la especialista Marisela de la Luz Beltrán Silva, en la Universidad Autónoma del Estado de México. 

En el marco de las actividades que lleva a cabo la Coordinación Institucional de Equidad de Género (CIEG) de la UAEM, la también historiadora dictó la conferencia virtual “Las mujeres en el proceso de Independencia de México”, durante la cual compartió algunas de las funciones que realizaron las personas de sexo femenino durante esta lucha y los obstáculos a los que se han enfrentado los investigadores para recabar información al respecto. 

Explicó que la Guerra de Independencia de México ha sido contada con una visión clasista, por lo que las mujeres que participaron -como Leona Vicario o Josefa Ortiz Téllez-Girón, mejor conocida como Josefa Ortiz de Domínguez- no fueron reconocidas en la misma proporción que las figuras masculinas. 

Además de la conspiración que se gestó en Querétaro, previo al inicio de la Guerra de Independencia, abundó, hubo otras que se gestaron en diferentes lugares como la Ciudad de México, Valladolid -hoy Michoacán- e incluso, Toluca, por lo que la presencia de las mujeres fue constante como conspiradoras y anfitrionas para que las reuniones antigobierno se desarrollaran. 

Una vez iniciada la lucha, aseguró, las mujeres de diferentes clases sociales, no solo adineradas o intelectuales, se unieron a la lucha, ya sea desempeñando funciones de informantes, correos, cocineras, enfermeras, apoyando a sus esposos o hermanos en batalla e incluso como caudillas o jefas de tropa. 

“Se nos ha hecho pensar que solo participaron mujeres con dinero e intelectuales; sin embargo, la mayor parte de las participantes fueron gente del pueblo, campesinas e indígenas, quienes llevaron información de un bando insurrecto a otro o como informantes”. 

La especialista manifestó que los investigadores e historiadores se han enfrentado a diversos obstáculos para reconocer con nombre y apellido a las mujeres que participaron en la independencia del país, ya que en los textos son referidas de manera general como “mujeres” y sus nombres se encuentran siempre y cuando hayan sido detenidas y exista un documento. 

Algunas mujeres cuya participación ha sido constatada como conspiradoras de la Independencia son Mariana Ponciana Lima, Carmen Fernández Barrera, María de la Paz Flores, María Camila Ganancia, María del Carmen Elvira, Luisa de Orellano, Antonia Piña, María Inés García, María Rodríguez del Toro, Gabriela Nicandra, Ana Villegas y María Josefa Martínez Navarrete, entre otras.