Rosario Robles Berlanga, exsecretaria de Desarrollo Social, se declaró formalmente inocente del delito de ejercicio indebido del servicio público relacionado con el caso de la llamada Estafa Maestra.

Al dar contestación a la acusación que formuló la Fiscalía General de la República (FGR); la exjefa de Gobierno señala que dichas acusaciones se apartan de la verdad y pretenden atribuirle la responsabilidad de hechos presuntamente constitutivos de delito en los que nunca ha participado, ni son atribuibles a su persona.

En el documento de 42 hojas dirigido al Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio, en funciones de administrador del Centro de Justicia Penal Federal con residencia en el Reclusorio Sur; Robles Berlanga sostiene que su caso se trata de un tema meramente de carácter político, y no jurídico, el cual considera completamente injusto, “Pues los procesos penales no tendrían que servir para combatir a los adversarios políticos, ni tampoco para cobrar afrentas del pasado, tampoco se tendría que utilizar la prisión preventiva para cobrar venganza, ni doblegar voluntades”, ya que de hacerlo de esta forma “se traduce en una detención arbitraria, por injustificada, excesiva y desproporcional”.

Por otra parte, la extitular asegura que en palabras del fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, se le exhibe ante la opinión pública y en los medios de comunicación, como un trofeo a la lucha de la corrupción del gobierno anterior, y que se le mantiene en prisión, “por no ser solidaria con el estado, dejando entrever que para obtener mi libertad debo delatar a otros funcionarios”.

Asimismo, agrega que en su caso “el gobierno de este país, ha tomado ya la decisión de mantenerme privada de mi libertad, hasta que yo diga lo que ellos quieren oír, aunque los hechos que me atribuyen son completamente falsos y yo no participe de forma alguna.

Rosario Robles, solicita citar a 15 personas, entre las que se encuentra Emilio Zebadúa, quien se desempeñaba como Oficial Mayor de la Sedesol; Juan Carlos Lastriri Quirós, exsubsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Sedatu, y David Colmenares Páramo, titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Fuente: agencias