Ciudad Juárez, Chihuahua.- Sin la presencia del gobernador Javier Corral, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó que autoridades estatales ponen delante intereses partidistas, “se volvieron  nacionalistas” y que su oposición a la entrega de agua para cumplir con el Tratado Internacional de Agua con Estados Unidos puede ocasionar que se revise el convenio y que perjudique a México y se tomen medidas unilaterales, como imponer aranceles a las mercancías que se exportan al país vecino. 

Al encabezar la supervisión de obras de mejoramiento urbano, López Obrador reconoció que hay diferencias con el gobierno estatal, pero no con la población de este estado, a la cual aseguró que no se olvidará y se seguirá apoyando. 

“Vengo a decirle que, independientemente de las diferencias que tenemos, que no se pueden ocultar, porque ya basta de hipocresía y hay que llamarle a las cosas por su nombre. Independientemente de las diferencias con las autoridades de Chihuahua, nosotros siempre vamos a seguir apoyando al pueblo de Chihuahua, que no se malinterprete, no vamos a abandonar al pueblo de Chihuahua, vamos  seguir apoyando porque no es que tengamos diferencias con la gente de Chihuahua.

“Tenemos diferencias con el proceder de autoridades que están poniendo por delante el interés partidista y se olvida que por encima del interés personal, de grupos, de partidos, por legítimos que sea, está el interés  general, de la nación. 

“¿Por qué esta discrepancia?, porque desde 1944 hay un tratado de agua con Estados Unidos, que es de los pocos tratados en donde se  beneficia más a nuestro país; sin embargo tenemos que cumplir con el compromiso que tenemos de entregar el agua. 

“Nos dan tres veces más agua que lo que nosotros les tenemos que regresar, ese es el convenio, pero si eso que nos corresponde entregar no lo hacemos, damos pie a que se incumpla con el convenio y se pueda dar motivo a que se revise el convenio  y eso puede perjudicarnos y algo peor, a que se tomen medidas unilaterales y que afecten  mexicanos con la excusa de que no estamos cumpliendo con el convenio, que se decida como en un tiempo se había propuesto de crear aranceles, es decir, impuestos a las mercancías que nosotros vendemos exportamos a Estados unidos o a cualquier otra medida que afecte a nuestros paisanos”, dijo. 

En este sentido, el mandatario aseguró que su gobierno quiere mantener una buena relación con la Unión Americana y aseguró que se ha logrado mantener un vínculo de respeto mutuo, en el que se ha defendido la soberanía de México.

“Por eso es esta diferencia de los estados del norte, ya todos contribuyeron con el volumen de agua que deben de entregar a Estados Unidos, solo tenemos el faltante de la aportación de Chihuahua porque de manera muy oportunista y muy irresponsable ahora se volvieron nacionalistas y quieren que no se entregue el agua, poniendo al país en una situación difícil. 

“Pero ese diferendo, esa discrepancia no tiene nada que ver con el pueblo de Chihuahua. Nosotros vamos a seguir trabajando y apoyando en Chihuahua”, aseveró.

Fuente: El Universal