En materia energética no es aconsejable que el sector privado abra más frentes de batalla, aseguró Alfonso Romo Garza, jefe de la Oficina de la Presidencia, quien reconoció que el gobierno federal y la iniciativa privada no se están comunicando bien para fortalecer la política energética del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante la inauguración de la Reunión Anual de Industriales (RAI) 2020, el funcionario dijo que el mandatario tiene directrices claras como fortalecer a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), no endeudarse, no subir precios al consumidor y fortalecer la soberanía energética.

“Ustedes tienen muy claro cómo fortalecer esa política con inversiones complementarias y necesarias. Los objetivos coinciden, pero algo está sucediendo que no nos estamos comunicando bien o no nos estamos escuchando bien”, dijo.

“Esto no lo podemos permitir. Lo que está en juego es mucho, el bienestar de muchos y un gran futuro. Ante esto no es aconsejable abrir más frentes de batalla, con el virus y la parálisis económica tenemos más que suficiente”, destacó.

Comentó que la Oficina de la Presidencia ha estado trabajando en un documento junto con los empresarios para fortalecer la política energética del gobierno, tener un sector productivo y competitivo, un país más atractivo, con precios de energía al alcance de cualquier bolsillo.

Consideró que el sector industrial también tiene responsabilidad en facilitar la educación, la tecnología en las empresas, pues solo los países que apuestan por la tecnología logran abatir los niveles de pobreza, por ello el gobierno federal se ha enfocado en el sur-sureste.

“La situación mundial no está para desperdiciar oportunidades, requiere pragmatismo, inteligencia y determinación por parte de todos, yo le diría pasión, porque esta economía de guerra también es una economía de oportunidades”.

“Quiero subrayar los siguientes: poner obstáculos a la inversión es traicionar el combate a la pobreza y la historia nos lo reclamará sino lo hacemos correctamente”, dijo.

El funcionario comentó que la obligación del gobierno es poner la condiciones necesarias para que crezcan los innovadores, lo cual se logra al dar certeza jurídica, normativa, así como seguridad física, teniendo una política fiscal que motive y atraiga la inversión, especialmente en estos momentos de incertidumbre, pero también implementando la política industrial nacional para el bienestar común, acorde a las nuevas tecnologías.

Reiteró que es necesaria la unidad entre todos los sectores, pues nadie del exterior hará algo por México.

Fuente: la jornada