Un deslizamiento de tierra provocado por intensas lluvias dejó al menos siete muertos en el norte de El Salvador y las autoridades estiman que podría haber más de 30 personas sepultadas bajo el lodo.

El alud ocurrió cerca de la medianoche del jueves en el municipio Nejapa, a 17 kilómetros al norte de la capital, cuando las copiosas precipitaciones hicieron que se desprendiera una porción de barro y piedras de gran tamaño de las faldas del volcán San Salvador.

El ministro de Gobernación, Mario Durán, dijo que es “difícil” el panorama en el lugar de la tragedia, la comunidad Los Angelitos. “Se estima que 35 personas están soterradas”, agregó el funcionario.

Entre los fallecidos hay dos menores de edad, mientras que otras seis personas heridas han sido trasladadas a hospitales, reportaron las autoridades. Cuerpos de socorro buscaban supervivienes con palas y máquinas excavadoras entre los escombros, árboles caídos y rocas.

Fuente: 24 horas