En el tercer trimestre la actividad económica del país creció 12 por ciento en términos reales respecto al periodo inmediato anterior, con lo que logró repuntar tras la profunda caída observada entre abril y junio, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La estimación oportuna de la suma de los valores monetarios de los bienes y servicios producidos entre julio y septiembre se contrajo 8.6 por ciento respecto al mismo lapso de tiempo del año pasado.

Con los resultados de este viernes, la economía mexicana logró un rebote después del cierre ocurrido durante los meses de abril y mayo debido a la pandemia del Covid-19.

Aunque las cifras observadas mostraron una recuperación, la estimación oportuna del producto interno bruto (PIB) aún se encontró por debajo del nivel registrado en el primer trimestre de 1995, cuando registró una contracción de 5.8 por ciento, por lo que el resultado del tercer trimestre de 2020 se colocó como el segundo periodo con la caída más profunda, después de que entre abril y mayo descendió 17.1 por ciento.

Con la estimación oportuna de este viernes, la economía sumó seis trimestres consecutivos de comportamiento negativo, pues solo entre enero y marzo del año pasado el PIB creció 0.2 por ciento.

Por componentes, las actividades primarias, es decir, la agricultura, ganadería y pesca aumentaron 7.4 por ciento en términos reales respecto al periodo anterior inmediato, mientras que en su comparación con el mismo periodo de 2019 crecieron 7.4 por ciento.

El sector industrial del país repuntó 22 puntos porcentuales entre julio y septiembre, mientras que en su variación respecto al mismo lapso de tiempo del año anterior tuvo un descenso de 8.9 por ciento.

Las actividades terciarias, es decir, el turismo, los servicios y el comercio que han sido de las más golpeadas por el Covid-19, lograron crecer 8.6 por ciento, aunque en su comparación con julio y septiembre de 2019 se contrajeron 8.8 por ciento.

Fuente: la jornada