La Auditoría Superior de la Federación (ASF) consideró que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no es una empresa rentable ni competitiva, debido a que cuenta con tarifas poco competitivas, envejecimiento de su estructura y mala gobernanza.

A través del Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2019, documento en donde se analiza la actividad que realizó la CFE el año pasado, la ASF indicó que los subsidios dados por compañía para abaratar la electricidad en el sector doméstico y agrícola, sumados a las críticas de gobernanza, estructura y tarifas, provocaron que “no fuera rentable ni generara valor económico para el Estado”.

Recordó que el año pasado, las pérdidas integrales de la CFE sumaron 40 mil 382 millones de pesos, equivalentes a mil 880 millones de dólares.

A pesar de ello, el organismo sí resaltó la posibilidad de que la CFE mejore su nivel de liquidez y eficiencia de sus activos.

Sin embargo, refirió que la CFE aumentó su endeudamiento y disminuyó su rentabilidad en 2019. “Los resultados financieros no son los óptimos para considerarse una empresa con solidez financiera”.

La ASF también hizo un análisis sobre el comportamiento de Petróleos Mexicanos (Pemex), en donde afirmó que tras los ciber hackeos de los que fue víctima la empresa el año pasado, todavía se mantiene vulnerable a nuevos ataques, pues no ha reforzado su seguridad cibernética a tal grado que pueda ser fuerte a ese tema.

Fuente: 24 horas