El presidente electo Joe Biden abrió su discurso en Wilmington, Delaware, diciendo que el pueblo estadounidense había dejado en claro su elección.

“La gente de esta nación ha dicho que nos ha entregado una victoria clara, una victoria convincente, una victoria para nosotros, el pueblo”, afirmó.

“Hemos ganado con la mayor cantidad de votos emitidos para una candidatura presidencial en la historia de la nación”, agregó. “74 millones”.

Continuó diciendo que estaba sorprendido por la celebración en las calles de todo el país, calificándola de “un torrente de alegría, de esperanza, fe renovada en el mañana para traer otro día”.

“Me siento honrado por la confianza que han depositado en mí”, agregó Biden.

Joe Biden agradeció principalmente a su esposa Jill Biden, quien dijo será una excelente Primera Dama y “estoy muy orgullosa de ella”, además se mostró honrado por gobernar Estados Unidos con Kamala Harris, la primera mujer vicepresidenta en la historia de Estados Unidos.

Pero esa no es la única barrera que rompe: será también la primera mujer de color y la primera de origen asiático en asumir ese papel.

El presidente electo dijo que la comunidad afroestadounidense “nos dio su apoyo y yo los apoyo a ustedes, dije al principio que quería representar a esta campaña como una que se viera como a Estados Unidos”

El presidente electo Joe Biden envió un mensaje a quienes votaron por el presidente Trump, pidiendo unidad y reconciliación.

“Ahora, para todos aquellos de ustedes que votaron por el presidente Trump, entiendo su decepción esta noche. Me he perdido un par de veces, pero ahora démonos una oportunidad”, afirmó Biden.

El exvicepresidente dijo que era hora de que ambas partes “se vuelvan a escuchar”.

“Es hora de dejar de lado la retórica dura, bajar la temperatura, volver a vernos, escucharnos de nuevo y, para avanzar, tenemos que dejar de tratar a nuestros oponentes como nuestros enemigos. Ellos no son nuestros enemigos. Son estadounidenses”, indicó Biden.

“La Biblia nos dice que para todo hay una temporada, un tiempo para construir, un tiempo para cosechar, y un tiempo para sembrar y un tiempo para sanar. Este es el momento de sanar en Estados Unidos”.

La batalla por destruir el virus y exiliar el racismo sistémico de nuestro país. Nuestro trabajado empieza parando el Covid, no podemos reparar la economía si no controlamos el covid-19.

El lunes nombrare a expertos para llevarnos a llevar el plan Bien que comience el 20 de enero un plan que se construirá a partir de la compasión.

Siempre he creído que Estados Unidos se puede definir con una sola palabra: posibilidades; yo creo en las posibilidades de nuestro un país , un EU que jamás deje detrás a nadie, que jamás se rinda, esta es una gran nación.

Fuente: 24 horas