FRANCISCO RODRÍGUEZ 

Cuatro días que revelaron el talante del populismo neurótico 

En sólo cuatro días el populismo absolutista perdió el disfraz. Los intentos psicóticos más la ambición del descocado Donald Trump han destruido las bases de la dizque mayor democracia de Occidente. Los acontecimientos post electorales ‎en Estados Unidos le mostraron al mundo de lo que es capaz un ignorante fanático que quiere perpetuarse en el poder.

Un sistema inspirado en los controles excesivos del manejo electoral ha fracasado ante las inopinadas actitudes de alguien que no quiere reconocer la derrota del voto mayoritario de a pie y del conteo en los colegios electorales estatales. Imaginemos lo que puede pasar en México al arrebatar el control del Trife y pretender desmoronar el Instituto Nacional Electoral, para que le sirva de escalón al “caudillo”.

Las cadenas de televisión que han mantenido su independencia del poder omnívoro‎, los medios de comunicación que los respaldan y los afanes de la sociedad civil estadounidense presentaron un frente común para detener la avalancha del desprecio hacia las instituciones democráticas, con más de doscientos años de vida. Le pusieron bozal al indómito populista que oficia en las tinieblas de la Casa Blanca. El mundo esperaba que triunfara la razón. Y triunfó.

Los males de la democracia sólo se curan con más democracia 

El populismo trasnochado ha enseñado sus fauces. Es momento de reflexionar seriamente adónde nos han llegado los tentáculos propagandísticos de quienes llevan al mundo hacia la destrucción física y democrática. El populismo no debe trascender las barreras de lo democrático. Es necesario ponerle un alto a tiempo, antes de que sea demasiado tarde.

Y es que las heridas causadas por la polarización social, el odio a los diferentes y a los discrepantes, el culto a la mentira y el engaño, el desdén por la ciencia y la vida han sido profundas. Se confirma que los males de la democracia sólo se curan con más democracia. No hay otra vía de solución. Llegamos al lugar sin límites.

Estados Unidos ha quedado como un país profundamente dividido y burlado por un descocado populista que no quiere ver más allá de sus narices, ante un sistema que a pesar de sus múltiples controles en lo electoral, en la justicia y en los procedimientos recaudatorios ha sucumbido ante la demagogia y el ridículo político. Ha llegado a rendirle tributo a la mendacidad encarnizada.

Los mamarrachos populistas viven en y para su carpa del ridículo 

El régimen del demócrata Biden se va a encontrar arrinconado al inicio, antes de que el propio organismo político estadunidense provea los remedios a tan infausto agravio. El Partido Demócrata tendrá que bogar en serio para detener los afanes que en el futuro inmediato, para las próximas elecciones federales, representará el mismo Trump. Las ganas de hacer daño son irrefrenables.

Los mamarrachos populistas viven en y para su carpa del ridículo, aunque no se den cuenta que nadie tiene ni quiere comprar el boleto para ver sus ñoñas actuaciones. Son el rostro de la desvergüenza, ésa que ha alcanzado niveles mundiales. Entre nosotros el populismo ya es el sello de la casa, la estulticia ramplona de un gobierno.

Porque, aunque no lo queramos reconocer, el ejemplo del anaranjado republicano ha hecho demasiada mella en nuestro país. La ambición reeleccionista ha pegado en nuestra línea de flotación. El ejemplo ha sido catastrófico para nuestro sistema de convivencia. Esperemos que lo sucedido pueda levantar el dique para detener la tentación totalitaria de los mamelucos.

4T, sobre cimientos de ignorancia, codicia, corrupción, depredación 

La intolerancia estadounidense del partido en el poder se ha trasminado a México. Progresa a velocidad turbo y plantea numerosas cuestiones de índole moral y política, es una seria amenaza para la vida en paz, seguridad y libertad, vocablos que ya casi olvidamos. La violencia que genera es inherente a su naturaleza.

A la aceptación y el aprecio de la diversidad, a la capacidad de vivir y dejar vivir a los demás, al libre arbitrio de tener cada uno sus propias convicciones, al privilegio de gozar sus derechos sin lastimar al prójimo, se está oponiendo el miedo y la opresión, el sectarismo y la rapiña, la depredación corrupta de gobiernitos sin freno y sin castigo.

Y así, aunque no lo queramos aceptar, porque es muy infamante, el nuevo sistema político mexicano se está construyendo sobre cimientos de ignorancia, codicia, corrupción y depredación. No hay para cuando se acabe, no sabemos cuáles pueden ser sus fronteras. Sólo sabemos que no lo podemos aceptar.

Intolerancia ignorante y pobreza, caldo de cultivo de las dictaduras 

México tardará demasiado en esquivar este pasmo, costará mucho trabajo erradicar todas las manifestaciones de odio entre las clases sociales y tendrá que reforzar la legislación para castigar con dureza sus crímenes de odio. La solución no será otra que alentar la libertad y el pluralismo, apoyar la toma de conciencia individual para romper el círculo vicioso entre la desconfianza y la violencia, detectar a tiempo la propaganda nociva que la incuba y la propala.

La intolerancia ignorante y la pésima distribución de la riqueza son el caldo de cultivo de las dictaduras, de la marginación y de la exclusión social. La perversión en el intercambio de favores políticos de la cúpula es el veneno implacable para convertir cualquier país en un páramo insoluble.

Por ello secaron la economía, destruyeron la planta de empleo instalada, hicieron crecer a sus favoritos, desangrado el campo, arrastraron el caro prestigio que nos quedaba. Por eso han fracasado en todos los flancos y con sus conductas delincuenciales ahuyentaron todo asomo de inversión nacional y extranjera, en un México desgarrado por su ignorancia y su ambición inusitada.

Por ello, han arrasado con las libertades, derechos, garantías, prerrogativas constitucionales, integridades y dignidades humanas. Por ello, para ellos, nadie tiene derecho a vivir ni a progresar fuera del manto lúgubre de su complicidad, alejado de su encubrimiento. Nadie puede ni debe resistirse a sus conductas corruptas. El que lo haga, ya sabe a qué le tira.

Odio y miedo son los peores enemigos de cualquier democracia 

Por eso, el que pretende denunciar, aunque sea de soslayo, sus trapacerías está ipso facto fuera del mundo que ellos explotan. Sus designios deben ser inimpugnables, no admiten reclamación. Su ferocidad es cobarde, porque no lo hacen de frente, pagan por silenciar, por vejar, por excluir.

Su enfermedad de poder sólo se encuentra en la base craneana de los estultos. Ante todo lo existente, ante todo lo animado. Que se mueva y piense, ante aquello que crean amenaza sus intereses y codicias, dejan caer todo el peso del poder. No saben diferenciar dignidades de libertades, de obligaciones melifluas.

Por eso, la característica de los mamarrachos es el odio y el miedo, los peores enemigos de cualquier ser humano que quiera vivir en cualquier democracia, aunque sea imperfecta. Todo lo que se oponga al moche, deberá pasar a degüello.

En buena hora, el populista de EU mostró su verdadera cara 

Las libertades de los gobernados les impiden ejercer su ambición sin freno. Son el valladar para sus desvaríos, para sus inmunidades, para sus pactos en oscurito. Creen que todas las conciencias y las capacidades de raciocinio deben arrodillarse ante sus majestades de huarache.

En buena hora para el mundo, el fantoche populista mayor, el de los Estados Unidos, ha mostrado su verdadera cara.

Ojalá sea el ejemplo contra lo que se debe luchar en libertad y en democracia.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: El sábado, el todavía presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que las elecciones presidenciales están lejos de haber finalizado, esto luego de que resultados preliminares otorgaran el triunfo a Joe Biden. Además, afirmó que su equipo de campaña irá a tribunales para asegurar que las leyes electorales sean cumplidas. “Todos sabemos por qué Joe Biden se ha apresurado falsamente a proclamarse ganador, y por qué sus aliados están tratando con tanta insistencia de ayudarle: no quieren que se exponga la verdad. El hecho básico es que esta elección está lejos de haber finalizado”, indicó en un comunicado publicado por su equipo de campaña.

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico@pacorodriguez