Policías del Mando Único de Quintana Roo agredieron al reportero de la fuente policiaca de Quadratín, Santiago Hernández, está noche, en Cancún, pero no fue el único: tres periodistas más, dos mujeres y un hombre fueron salvajemente agredidos por los uniformados en la Plaza de la Reforma, frente al Palacio municipal de Benito Juárez.

Santiago Hernández fue pateado en la cabeza delante de un secretario municipal, que después de ser testigo, mejor se alejó.

También golpearon a Selene Hidrogo, de Sipse Noticias, a macanazos.

Cecilia Solís del Diario de Quintana Roo, News Today QR e Informedia TV recibió un balazo que entró y salió de su pierna disparado por un uniformado.

Roberto Becerril, de la Verdad de Quintana Roo, tuvo que ser llevado al quirófano ante la severa golpiza de los policías estatales.

En el caos y los balazos, los manifestantes, muchos de ellos, mujeres, y los periodistas tuvieron que dispersarse.

El equipo de los reporteros que grabó a policías disparando a adolescentes, niñas y amas de casa fue destrozado.

Los medios de Cancún y de Quintana Roo exigen castigo inmediato a los responsables y la salida del secretario Alberto Capella, que se deslindó de los ataques, pero un elemento policial afirmó que la orden de disparar a manifestantes y agredir a los reportero fue suya.

A Santiago Hernández, compañero de Quadratín Quintana Roo le agredieron por la espalda y le golpearon la cabeza varios policías.

La alcaldesa de Benito Juárez, Mara Lezama, responsabilizó directamente al Mando Único del Gobierno de Quintana Roo por los cobardes hechos y exigió al Fiscal, Óscar Montes de Oca, una investigación a fondo.

Exigió también liberar a las personas que fueron detenidas en la manifestación.

Se informó que en Cozumel hubo una represión también y, sin dar importancia de que había niños, se lanzaron gases lacrimógenos.

No solo detuvieron y lastimaron a informadores, y profesores que llevaron a sus alumnos a la manifestación contra feminicidios, a quienes filmaron los hechos violentos, se les detuvo.

Fuente: Quadratín