La llegada a México de las primeras dosis de la vacuna contra el Covid-19, es un gran logro del gobierno de México en el contexto mundial. Es el primer país de la región y eso es producto de compromiso que asumió el presidente Andrés Manuel López Obrador con los mexicanos, aseveró Ricardo Monreal.

 “Sin duda, un acierto del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pero habrá quien lo regatee, minimice y cuestione; normal en tiempo electoral”, señaló.

En un mensaje difundido en redes sociales, el coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara Alta indicó que la llegada de las vacunas es parte de las acciones emprendidas por el gobierno Federal desde el inicio de la pandemia. “Con unidad y responsabilidad saldremos adelante”, agregó.

Destacó que México iniciará el proceso de vacunación casi a la par que en Estados Unidos y Europa, lo cual es un gran logro en un panorama mundial en el que, según el Comité de Oxford de Ayuda contra el Hambre, aproximadamente 70 países sólo podrán vacunar a una de cada 10 personas.

Recordó que nuestro país tiene aseguradas, mediante acuerdo y pre compras, más de 100 millones de dosis que serán aplicadas de manera ordenada, voluntaria y sin preferencia. “México es de los países que se preparó, que previó y que está cumpliéndole a la población”, aseveró.

Puntualizó que las primeras vacunas se emplearán en el personal médico y químico de las unidades Covid-19; posteriormente el resto del personal de la salud: después a adultos mayores y quienes padecen enfermedades crónicas; y a continuación a maestros y maestras.

Detalló que en esta ocasión se recibirán un millón 420 mil 575 dosis de Pfizer que llegarán desde hoy. Sin embargo, informó que nuestro gobierno tiene vacunas aseguradas con otras farmacéuticas como AstraZeneca, a quien se le pre compraron 77.4 millones de dosis, y de COVAX, donde se adquirirán 51.5 millones.

Monreal Ávila indicó que el camino a la vacunación apenas inicia y seguramente habrá obstáculos, demoras y retrocesos, para los cuales debemos prepararnos, sin que ello mine la confianza en la ciencia, el multilateralismo y la cooperación.

Además, subrayó que la promesa de la vacunación no debe ser tomada por la población como una señal para relajar las medidas sanitarias. Puntualizó que, como la Organización de las Naciones Unidas ha repetido en diferentes ocasiones: “nadie estará seguro hasta que lo estemos todas y todos”.