El senador Ricardo Monreal Ávila agradeció la gran muestra de solidaridad y unidad nacional que el personal médico y de enfermería está dando en estos días para salvar vidas y superar los embates del COVID-19. “Tengan la certeza que el país y las familias de México les están agradecidos por siempre, por su aportación invaluable”, aseveró.

A través de un mensaje difundido en redes sociales, el coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara Alta destacó la Operación Chapultepec, una estrategia desarrollada por el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador para hacer frente a la pandemia.

La Operación Chapultepec, que inició formalmente el 22 de diciembre, es una estrategia solidaria que involucra a 640 médicos, enfermeras, enfermeros, provenientes de diversos estados con baja presencia del COVID-19 para reforzar la atención en los hospitales de la Ciudad de México, Tijuana y el Estado de México.

El senador indicó que “es admirable que gran parte de ellos vengan de provincia. La entrega mostrada por estos hombres y mujeres que demuestran un gran acto de compromiso social y humanitario, que han dejado casas y familia para luchar, de corazón y fe, juntos por los compañeros que están padeciendo esta pandemia en varias ciudades donde se ha elevado el contagio, es encomiable”, afirmó.

Apuntó que se trata de médicos y enfermeras de distintas partes del país como Jalisco, Nuevo León, Veracruz, Tamaulipas, Tabasco, Quintana Roo, Nayarit, Guerrero, Colima, Sonora, Zacatecas, Tlaxcala, Sinaloa, San Luis Potosí, Puebla, Oaxaca, Morelos, Coahuila y Chihuahua.

Recordando al médico, politólogo y senador Belisario Domínguez, Monreal Ávila aseguró que “si cada uno de los mexicanos hiciera lo que le corresponde, la patria estaría salvada”.

El legislador pidió tener confianza en las y los médicos, así como en enfermeras y enfermeros, sin embargo, subrayó que es labor de todos seguir con las recomendaciones de las Instituciones de Salud como quedarse en casa, guardar la sana distancia, usar cubrebocas y celebrar moderadamente, solo con la familia y con las medidas convenientes.