Al hacer un recuento de los daños tras el sismo en Croacia de magnitud 6.4, Arinko Dumbovic, alcalde de la ciudad de Petrinja, mostró gran preocupación al señalar que la población había sido “completamente destruida”.

“Mi población ha sido completamente destruida. Tenemos niños muertos”, dijo Dumbovic.

“Esto es como Hiroshima. La mitad de la ciudad ya no existe”, añadió el alcalde a través de sus declaraciones transmitidas por la cadena de televisión HRT.

Asimismo, indicó que la ciudad había sido demolida, por lo que los habitantes ya no rían vivir en se lugar.

“La ciudad ha sido demolida, ya no se puede vivir allí. Necesitamos ayuda”, clamó el croata.

“Estamos sacando a gente de los carros. Hay pánico generalizado, la gente está buscando a sus seres queridos”, continuó.

La cadena televisiva aseguró que el centro de Petrinja “como era, ya no existe más”. Además, informó que una menor de edad murió y han reportado varios heridos y personas dentro de los edificios colapsados.

Seis muertos tras fuerte sismo en el centro de Croacia

Seis personas murieron el martes en un poderoso terremoto que sacudió el centro de Croacia, causando pánico, arrasando casas y sumiendo a la ciudad en la oscuridad.

La localidad de Petrinja y sus alrededores se vieron gravemente afectados por el terremoto, que llegó a sentirse en los países vecinos e incluso más allá. Algunos de los 20 mil residentes se preparaban para pasar la noche afuera por temor a posibles réplicas.

Además, cerca de veinte personas fueron hospitalizadas, incluidas dos en estado crítico, informó el canal regional N1.

Según el Instituto Americano de Geofísica (USGS), el epicentro se localizó a unos cincuenta kilómetros al sureste de Zagreb, en la región de Sisak, sacudido el día anterior por un terremoto menos potente.

Una niña fue encontrada muerta en Petrinja, según el primer ministro Andrej Plenkovic. Los medios locales informaron que tenía 12 años. Otras cuatro personas murieron en la localidad vecina de Glina, informó la prensa croata, citando fuentes oficiales.

Se cortó la electricidad en Petrinja y, después del anochecer, el centro de la ciudad todavía estaba oscuro. En la plaza principal, varios edificios quedaron completamente destruidos; al tiempo, la policía y el ejército se apresuraron a despejar los escombros con retroexcavadoras.

“No es seguro aquí, está claro como el día”, dijo el primer ministro Plenkovic en el lugar, y explicó que las autoridades iban a instalar contenedores para albergar a las personas cuyas casas estaban en riesgo.

Fuente: El Sol de México