Crear y promover políticas públicas orientadas al reciclaje y sustitución del PET en el municipio de Nicolás Romero, no sólo son una medida para mejorar el medio ambiente sino también para transitar hacia una economía sustentable, aseguró la delegada del Partido Verde en esa localidad, Itzel Pérez Correa.

El programa “Super Sacos”, cuyo objetivo es la recolección de este material que al final se intercambiará por algún beneficio comunitario arrancó en la colonia Loma de la Cruz, donde  el 50 por ciento de las ganancias de lo recolectado será para comprar cámaras de vigilancia y en el Fraccionamiento Cántaros III, el 75 por ciento se destinará para impermeabilización de edificios.

Pérez Correa explicó que además de disminuir la dependencia gubernamental de las comunidades, el reciclaje del PET se proyecta como parte fundamental en la protección al medio ambiente; sin embargo, aún hay retos que superar para ampliar su alcance.

Asimismo, reconoció que se impulsa la autorresponsabilidad, colaboración, contribución y trabajo comunitario voluntario en la búsqueda de soluciones a los problemas ambientales; además de que el tema del acopio aún continúa siendo crítico para la industria de reciclaje en México.

Con la colocación de puntos de recolección de residuos, continúo, los vecinos pueden dejar ahí sus envases de PET y obtener beneficios para su comunidad con estas acciones.

En la actualidad, nuestro país es el principal consumidor de bebidas embotelladas. Se estima que en México se consumen alrededor de 800 mil toneladas de PET al año, con un crecimiento anual de 13% del cual sólo se recicla el 20% del que se consume.

La delegada municipal del PVE expresó que el principal problema ambiental del PET es su disposición, ya que una vez que se convierte en residuo, es notoria su presencia en los cauces de corrientes superficiales y en el drenaje provocando taponamiento y dificultades en los procesos de desazolve, facilitando inundaciones.

Impulsar el reciclaje del PET es una medida urgente, primero por lo que respecta a la limpieza pública y el manejo eficaz de la gestión integral de los residuos para evitar su acumulación en los rellenos sanitarios y también para transitar hacia una economía sustentable.

Modificar nuestros hábitos de consumo, disminuyendo el volumen de residuos que generamos es fundamental en la lucha contra el cambio climático y es una de las acciones que cada uno de nosotros podemos llevar a cabo, concluyó.