El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo hoy que el número de feminicidios creció durante su administración, entre otros factores, porque ahora sí se da esa clasificación a los homicidios dolosos de mujeres. Al mismo tiempo, aseguró, diversos sectores buscan desviar la atención del origen de la violencia y los causantes de esa desigualdad social ahora se colocan disfraz de feministas.

“Entonces, quienes fueron los causantes de esta decadencia, ahora, además de querernos culpar, se han convertido en feministas, ambientalistas, feministas, en defensores de derechos humanos porque están muy inconformes con el hecho de que nosotros nos hemos dedicado a combatir el principal problema, la corrupción; porque sabemos que sólo acabando con la corrupción y la impunidad” se puede lograr la transformación, señaló.

Ahora – indicó- se informa, no se niegan los hechos, ni se protege a los responsables, como ocurría antes.

“¿Cómo vamos a permitir el machismo? Desde luego que no. A la mujer se le debe de respetar y esa es una consideración básica para la transformación, no se puede llevar a cabo una transformación sin la igualdad de género, pero no permitir que los conservadores, saqueadores, que son los que han originado la descomposición social ahora se disfracen de feministas”, dijo ante la prensa.

Pidió tener en cuenta siempre que la causa de la violencia es la desigualdad social que aunque es muy antigua se recrudeció en el periodo neoliberal.

En la conferencia matutina en Palacio Nacional – a pregunta expresa sobre los recientes feminicidios- dijo que su gobierno atiende todos los días a las mujeres, y reiteró que no va a quedar impune ningún crimen.

“Ayer hablaba yo de que la diferencia de nuestro gobierno con lo que sucedía anteriormente es de que antes habían estos crímenes y podía haber impunidad, ahora no hay impunidad para nadie. Además, no se ocultan las cosas, se informa, antes se negaban los hechos, se protegía a los responsables, había impunidad, ahora no, es distinto.

“También en el caso de los feminicidios, antes no se consideraban feminicidios, eran homicidios. Esta clasificación comienza prácticamente con nosotros, por eso el aumento de feminicidios, entre otras cosas”, expuso.

Subrayó la importancia de tomar en cuenta el factor de desigualdad como generador de injusticia y violencia.

“Esa desigualdad que viene de lejos. Apenas había llegado Humboldt a México, a finales del siglo XVIII y ya hablaba de que no había visto un país con tanta desigualdad como el nuestro. Usó una palabra que es todavía aplicable: desigualdad monstruosa.

“Por eso Morelos, años después plantea, en los Sentimientos a la Nación, que había que moderar la indigencia y la opulencia, que tiene que ver con igualdad, y siempre las luchas en México se han originado o han surgido en busca de igualdad y cuando más se ha producido en toda la historia es en el periodo neoliberal”.

Enseguida habló del periodo neoliberal.

“Y hay una prueba irrefutable, cuando inicia Salinas de Gortari su gobierno y empieza a entregar los bienes de la nación, sólo había una familia que aparecía en la lista de los más ricos del mundo; la familia Garza-Sada con 2 mil millones de dólares.

“Empieza el repartidero y al final del sexenio hay 24 multimillonarios en la lista de Forbes, con un capital que suma 48 mil millones de dólares y la mayoría de ellos había sido beneficiados con empresas, bancos, entregados por Salinas.

“Es el periodo de mayor concentración de riqueza, pero lo sostiene el Banco Mundial y creo que hasta el Fondo Monetario Internacional”, señaló.

La gente tiene que buscarse la vida como puede, es a partir de la política neoliberal es cuando empieza a aumentar la economía informal, así como la migración, que nos ayudó a atemperar la crisis. Si no, estaría peor la situación, añadió.

“Imagínense si la gente no sale a buscarse la vida a otras partes hubiésemos padecido de más violencia todavía.

“Son héroes los que en lugar de quedarse en sus pueblos y tomar las conductas antisociales se van a Estados Unidos y ahora ellos nos están ayudando. Las remesas, el año pasado, fueron la principal fuente de ingresos del país”.

Todo se origina – abundó- por el modelo económico que protege de una minoría.

Luego señaló que hay distractores.

“A la par para de que todo esto ocurre, empiezan para desviar la atención, a darle visibilidad a causas muy importantes, justas, como el ambientalismo, la defensa de derechos humanos, el feminismo, todas causas muy justas pero con el propósito de que no se centre la atención en el problema de fondo que es la desigualdad y que continúe el saqueo.

“En nuestro país el principal problema – y lo puedo probar- ha sido la corrupción que es lo que ha dado al traste con todo y es la causa principal de la desigualdad social y económico y es por eso que estamos padeciendo de la violencia.

En un país corrupto – aseveró- hay mucho más feminicidios, mucha más violación de derechos humanos y mucha más destrucción del medio ambiente, eso está demostrado.

Por ejemplo, no estamos permitiendo que se destruya el medio ambiente como lo hicieron los gobiernos neoliberales; pruebas, todas.

No hemos entregado ninguna concesión a mineras y estamos haciendo un programa amplio de reforestación.

“Los feminicidios antes ni se consideraban feminicidios. Ahora, aun con resistencias, cada vez que hay un asesinato de una mujer se tiene que considerar como feminicidio, y no sólo eso, se investiga y se castiga a los responsables”, aseguró.

“¿Qué pasó cuando se violó y se asesinó a una anciana de Zongolica ¿qué dijo entonces el presidente? Entonces, no somos iguales, por más que la intelectualidad orgánica o la prensa vendida o alquilada quieran compararnos, no somos lo mismo”, sostuvo.

“Hay que aclararlo y es muy bueno el debate porque se manipula; es importante que se vean las cosas a fondo, como son, lo que plantee ayer, así con toda la claridad, se habla de los avances que se tiene de la defensa de las mujeres en el mundo pero en ese mismo periodo de Bejing a la fecha es el de mayor concentración de riqueza en unas cuantas manos en el mundo y eso también tiene que ver con la igualdad.

“Es igualdad de género pero también económica y social. O sea no dejarnos llevar sólo por un aspecto que es importantísimo que no nos manipulen, porque en igualdad de género he visto coincidir a explotadores y explotados, que se dan la mano, hombres o mujeres, porque eso, todos estamos de acuerdo.

Mostró una gráfica del tema publicada en uno de los libros de su autoría, acerca de la evolución de la desigualdad.

Fuente: La Jornada