Al reconocer algunas “imperfecciones” en la nueva Ley Federal para la Regulación del Cannabis que revisó y envió la Cámara de Diputados al Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila no descartó la posibilidad de solicitar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una nueva prórroga para enmendar algunas inconsistencias.

Ello, debido a que la SCJN decretó que será el 28 de abril cuando el Senado apruebe la minuta que enviaron los diputados; sin embargo, Monreal Ávila dijo tener ciertas dificultades para asimilar todo lo que modificó la colegisladora, como la eliminación de la prohibición de la venta de 28 gramos y, por ende, está permitido vender cualquier cantidad de cannabis psicoactivo.

Ricardo Monreal incluso no descartó a posibilidad que el jueves próximo pudiera haber consenso para aprobar la nueva ley para regular uso lúdico del cannabis: “Sí es probable, pero de mi parte hay preocupación”.

Lamentó que existan muchos intereses en la ley. “Las cámaras están llenas de cabilderos y esta ley tiene que ser un instrumento jurídico para evitar se siga profundizando la violencia.

“Esta ley debe ser un instrumento para erradicar los asesinatos y todo el delito que circula en torno a esta producción, consumo y distribución de cannabis, incluyendo el uso industrial”, reiteró.

En ese sentido, el legislador por Morena aseguró que no se deben crear leyes imperfectas, sino legislar con la mayor cohesión y con el ánimo de resolver problemas sociales que están aconteciendo.

“Ni fines económicos, ni fines de lucro, ni fines de recaudación pueden situarse por encima del interés social, por eso, yo no me pronuncio en este momento, sino que estamos todavía revisando el texto enviado por la Cámara de Diputados”, indicó el senador en entrevista.

Subrayó que resolver esta situación no es fácil y el Senado tiene un gran problema: allanarse a la minuta de la Cámara de Diputados para que inicie su vigencia, cumplir con el mandato judicial o solicitar otro plazo a la SCJN.

Para el también presidente de la Junta de Coordinación Política, el tema de fondo es que esta nueva ley ayude y beneficie a atenuar al menos la criminalidad, pero por el momento “tenemos enfrente el mandato de la Corte”.

Al responder los cuestionamientos de la oposición e incluso de algunos integrantes de Morena, en el sentido de que la nueva ley viola la Constitución y atenta contra los derechos humanos, Monreal Ávila aclaró que los senadores habíamos elaborado un dictamen muy avanzado, pero la Cámara de Diputados nos enmendó la plana y actuó como una Cámara revisora.

Destacó que, si no se aprueba como es el mandato judicial, la Corte puede declarar la inconstitucionalidad de la ley o de la norma jurídica impugnada, y entonces sería “más caos y más desorden”.

Explicó que, en lo personal, tiene algunas preocupaciones por los permisos para autoconsumo. Es un tema que tenemos que cuidar por la declaratoria de inconstitucionalidad que la Corte, pues se proponía la incorporación de seis a ocho plantas; además, los permisos para las asociaciones de cannabis, así como para las actividades de siembra, cosecha, preparación, posición y transportación, todo esto requerirá ahora permiso.

El permiso es un acto administrativo, mediante el cual la Comisión habilita al ejercicio de producir cannabis en casa-habitación para uso personal con fines lúdicos y por asociaciones de cannabis para uso por los asociados; sin embargo, le falta la definición de los actos inherentes a la producción.

También, en la acción afirmativa en beneficio de personas o grupos en condición de vulnerabilidad que hayan sido afectados por la prohibición, se observa una aparente simulación.

En los transitorios, agregó, tenemos algunas observaciones, así como en los actos inherentes a la cadena de promoción y consumo en el otorgamiento de licencias, toda vez que hay licencias integrales, licencias con fines de producción, licencias con fines de distribución, licencias con fines de venta al usuario final, de producción y comercialización, con fines de investigación.

“Todo esto, nosotros creemos que hay imprecisión en los actos inherentes a la cadena de producción, de comercialización y de consumo”, resaltó el senador zacatecano.