El presidente de la Sección Instructora (SI) de la Cámara de Diputados, Pablo Gómez Álvarez, confirmó que este sábado se llevó a cabo una reunión de dicho órgano legislativo para ordenar que se abra el periodo de pruebas en el caso de la solicitud de desafuero del diputado Saúl Huerta Corona, acusado por el abuso sexual de dos menores de edad.

“Fue una reunión de trámite, en diez minutos lo hicimos. Se da por recibido el texto del señor, del inculpado, se abre el periodo de probanzas y se resuelve notificar de tal situación a las partes”, detalló Gómez en entrevista telefónica.

Al ser consultado sobre el momento en que empezará a correr el mencionado periodo, el diputado morenista indicó que ello ocurrirá “al día siguiente del momento de la notificación. Hoy ordené que se notifique, pero no se ha hecho. Tiene que ocurrir al día siguiente. Puede ser que sea mañana, pero puede ocurrir algo no previsto”.

Como se informó en este diario, es probable que el lunes 10 de mayo comiencen a correr los 30 días naturales que dura el periodo de pruebas, en el cual tanto la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) como el acusado pueden aportar los elementos que tengan para argumentar a favor o en contra de los hechos señalados.

Una vez concluido ese periodo, explicó Gómez el pasado viernes, se otorgan tres más para la Fiscalía y otros tres para la defensa, en los cuales ambas partes pueden consultar el expediente sobre el caso y tener conocimiento de todos sus componentes.

Después, se dan seis días más para que tanto Huerta como la FGJCDMX presenten sus alegatos. Al terminar esa última fase, y luego los 42 días ya descritos, “en cualquier momento la SI puede aprobar el dictamen” en el que se propondrá si el desafuero de Huerta es procedente o no, lo cual aun tendría que ser avalado por el Pleno de la Cámara de Diputados.

Huerta Corona ha sido señalado por abuso sexual en contra de dos menores de edad, por lo que la bancada morenista en San Lázaro determinó expulsar al legislador.

Hace unos días, la Fiscalía capitalina llegó a la conclusión de que uno de los menores presuntamente agredido por Huerta sí presenta señales de abuso sexual y de haber sido intoxicado con etanol.

Fuente: La Jornada