Francisco Garfias

El asesinato de Abel Murrieta, candidato del MC a la alcaldía de Cajeme, Sonora, es uno más de los incontables ejemplos de que en México prevalece la ley del revólver, pero de los malosos. Ilustra también la impotencia del gobierno federal para contener la violencia de criminales empoderados por la política de “abrazos, no balazos” que enorgullece al Presidente.

Los cárteles ya controlan alrededor de 40 por ciento del territorio nacional, según el exembajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, que algo debe de saber sobre el tema.

El asesinato de Murrieta, abogado de los LeBarón, es una tragedia que se suma a las 146 víctimas mortales de políticos y activistas —incluyendo, al menos, 26 candidatos— registradas desde que inició el proceso electoral, en septiembre pasado.

Luis Carlos Ugalde, director general de Integralia Consultores, agrega que la ejecución del candidato del MC refleja la negligencia del gobierno federal para resolver el problema creciente del control territorial del crimen organizado. 

“En lo inmediato, muestra la frivolidad y fracaso de la estrategia de López Obrador para proteger a candidatos amenazados por el crimen organizado”, puntualiza.

El exconsejero presidente del IFE (hoy INE) vaticina que este proceso electoral, el más grande en la historia del país, será también el más violento, políticamente hablando.

“Lamentablemente, veremos más muertes en los 23 días que restan de campaña”, asegura.

  • * Es un axioma afirmar que la mencionada política de “abrazos, no balazos” ha empoderado a los criminales y que el gobierno de la 4T tiene responsabilidad en la violencia política que padecemos. 

Hasta el presidente López Obrador tuvo que reconocerlo en la mañanera de ayer. “Responsable sí, culpable no”, dijo.

Era su respuesta a los señalamientos que le hicieron los dirigentes, real y formal, del MC: Dante Delgado y Clemente Castañeda.

Mario Delgado, presidente de Morena, salió a desmentir al propio Presidente. En ese afán de quedar bien que lo caracteriza, calificó de “acto de bajeza” responsabilizar a López Obrador por lo ocurrido en Cajeme. 

“Utilizan la muerte de un candidato de sus propias filas para el golpeteo. Es lamentable e irresponsable que jueguen así con hechos como ése”, manifestó en Twitter.

Pero el senador Dante Delgado puso en su lugar al dirigente de Morena: “Bajeza es que, a casi tres años de gobierno, sigan sin entender que la responsabilidad de gobernar es suya. 

“Bajeza es que el país esté cada vez peor y su única preocupación sea buscar a quién culpar. Por supuesto que responsabilizo al Presidente de la República por el asesinato de Abel Murrieta y por la muerte de todas las víctimas causadas por el crimen organizado”, remató el senador veracruzano.

  •  *“Quiero que Clara Luz gane, es mi mayor motivación”, nos dice Felipe de Jesús Cantú, panista de toda la vida, cuando le preguntamos las razones por las que aceptó, a 23 días de la elección, la candidatura a la alcaldía de Monterrey por la alianza Juntos Haremos Historia, que otro panista, Víctor Fuentes, dejó acéfala.

Clara Luz Flores es la siniestrada candidata de la coalición oficial a la gubernatura de Nuevo León. Va en tercer lugar en las encuestas. Era puntera indiscutible en las encuestas al inicio de la campaña, pero un video en el que aparece con el encarcelado líder de la secta NXIVM, Keith Raniere, a quien previamente había dicho no conocer, la hundió. 

—¿Es la única razón de postularte por Morena?, insistimos.

—La otra más principal es que Fuentes dejó un agujero muy feo—, respondió.

Fuentes dejó la bancada azul en la Cámara alta para irse como candidato de Morena en Monterrey, porque no lo hicieron abanderado del PAN al gobierno de Nuevo León, nos dice Garganta azul. Poco le duró el gusto. A 23 días de las elecciones renunció a la candidatura. Jura que lo querían obligar a militar en uno de los partidos de la coalición Juntos Haremos Historia. ¿No será porque el emecista Luis Donaldo Colosio Riojas, candidato al mismo cargo, le lleva una ventaja en las encuestas que parece irremontable? Es pregunta.

Fuentes ya está en el Guinness del chapulineo. De inmediato se reincorporó al grupo parlamentario del PAN en el Senado. El panista-morenista-panista puso un tuit en el que agradece “profundamente” la invitación que le hizo la bancada azul. Remató su mensaje con una frase de Vicente Guerrero: “La patria es primero”. Sin duda.

Publicado en excelsior