Después del rezo del Regina Coeli este 16 de mayo, el Papa Francisco lanzó un llamado a la paz en Tierra Santa tras los recientes enfrentamientos armados entre la franja de Gaza e Israel que ha provocado la muerte de más de 120 personas, numerosos heridos y la destrucción de varios edificios.

“En nombre de Dios, que creó a todos los seres humanos iguales en derechos, deberes y dignidad, y los llamó a convivir como hermanos entre sí, hago un llamado a la calma y, a quienes tienen responsabilidad, a detener el estruendo de las armas y recorrer los caminos de la paz, también con la ayuda de la comunidad internacional”, indicó el Papa.

Luego, el Santo Padre pidió rezar “sin cesar para que israelíes y palestinos encuentren el camino del diálogo y del perdón, para que sean constructores pacientes de la paz y la justicia, abriéndose, paso a paso, a una esperanza común, a una convivencia entre hermanos”.

En esta línea, el Pontífice expresó que sigue “con gran preocupación lo que ocurre en Tierra Santa”, en particular el aumento de “los violentos enfrentamientos armados entre la franja de Gaza e Israel” que corren el riesgo de “degenerar en una espiral de muerte y destrucción”.

“Numerosas personas han resultado heridas y muchos inocentes han muerto, entre ellos hay niños, y esto es terrible e inaceptable. Sus muertes son una señal de que la gente no quiere construir el futuro, sino que quiere destruirlo”, lamentó el Papa.

Además, el Santo Padre subrayó que “el odio y la violencia crecientes que afectan a varias ciudades de Israel son una grave herida a la fraternidad y a la convivencia pacífica entre los ciudadanos, que difícilmente se curará si no nos abrimos inmediatamente al diálogo”.

Por ello, el Papa se preguntó “¿a dónde llevarán el odio y la venganza? ¿Realmente creemos que podemos construir la paz destruyendo al otro?”.

“Recemos por las víctimas, especialmente por los niños; recemos a la Reina de la Paz por la paz”, pidió el Papa y rezó en voz alta un Ave María junto a los numerosos fieles reunidos en la plaza de San Pedro.

Recientes enfrentamientos

La grave situación a la que se refirió el Papa se trata de los recientes ataques cruzados entre el ejército israelí y el grupo terrorista Hamas, que controla la franja de Gaza. Situación considerada como el peor enfrentamiento entre Israel y Hamas desde 2014. 

El grupo radical de Hamas ha disparado cohetes contra Jerusalén y otras ciudades de Israel, mientras que el ejército israelí ha realizado ataques aéreos en Gaza, incluso contra edificios residenciales y oficinas de medios de comunicación.

Además, se han producido incidentes de violencia colectiva entre judíos y árabes en otras ciudades del país.

El viernes 7 de mayo, el último viernes de Ramadán, miles de musulmanes palestinos se enfrentaron con la policía en la mezquita de al-Aqsa en el Monte del Templo. Enfrentamiento que causó más de 150 heridos.

Ante esto, el Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa, afirmó que “para la paz, se necesita justicia” y advirtió que “en la medida en que no se defiendan y respeten los derechos de todos -israelíes y palestinos-, no habrá justicia y, por tanto, no habrá paz en la ciudad”.

El Papa Francisco  señaló su preocupación por el conflicto en el Monte del Templo después de rezar el Regina Coeli el 9 de mayo.

“Sigo con particular preocupación los sucesos que se están produciendo en Jerusalén. Rezo para que Jerusalén sea lugar de encuentro y no de conflictos violentos, lugar de oración y de paz”, indicó entonces.

En esa ocasión el Santo Padre también invitó a “buscar soluciones compartidas para que la identidad multirreligiosa y multicultural de la Ciudad Santa se respete y que pueda prevalecer la fraternidad”.

“La violencia sólo genera violencia. ¡Basta de enfrentamientos!”, pidió entonces el Papa.

Fuente: ACI Prensa