La Coordinadora del PRD en la Cámara de Diputados, Verónica Juárez Piña, considera que la orden de aprehensión emitida por la Fiscalía General de la República (FGR) contra el Gobernador de Tamaulipas Francisco Javier García Cabeza de Vaca, es inconstitucional y en el fondo atiende una instrucción del Presidente. 

“López Obrador está desesperado por el desplome electoral de Morena y utiliza a la FGR de manera facciosa, con fines políticos y electorales, para procesar a como dé lugar a García Cabeza de Vaca, sin importar violar la Constitución, el debido proceso, la inmunidad y los derechos humanos del Gobernador”, denuncia Juárez Piña.

Acusa que no sólo López Obrador está de lleno metido en la contienda electoral, utilizando los recursos y las instituciones del Estado para favorecer a Morena, sino todas y todos los integrantes de su Gabinete.

Opina que “es inadmisible que la FGR pretenda pasar por encima de la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación la cual, al desechar la controversia promovida por el Congreso de Tamaulipas, concluyó que el Gobernador de Tamaulipas mantiene la protección o inmunidad procesal resuelta por las y los diputados locales una vez que fueron notificados del resultado del Juicio de Procedencia contra García Cabeza de Vaca que se votó en la Cámara de Diputados.”

“A pesar de que en términos de proceso legislativo el tema está resuelto, tanto López Obrador como Gertz Manero han politizado las acusaciones contra el Gobernador de Tamaulipas para usarlo con fines electorales y permitir que Morena utilice este tema en la campaña”, acusa la Diputada Federal por Jalisco.

Además, señala Juárez Piña, “Gertz Manero incurre en un acto ilegal, pues es necesario recordar que la única causa por lo cual la mayoría artificial de Morena pudo justificar el Juicio de Procedencia contra el Gobernador de Tamaulipas, fue la supuesta evasión fiscal, porque no pudo comprobar ningún otro presunto delito.”

“Ahora resulta que la FGR acusa al Gobernador por los supuestos delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, sobre los cuales no ha exhibido prueba alguna”, denuncia.

“La orden de aprehensión contra el Gobernador de Tamaulipas es, sin lugar a dudas, un asunto de carácter político que sólo se explica por la desesperación ante el estrepitoso desplome electoral de Morena, cuya dirigencia ve como sus candidatas y candidatos a gobernadores se han rezagado y teme perder la mayoría en la Cámara de Diputados; por el pésimo manejo de la pandemia y los malos resultados del gobierno de López Obrador”, concluye.