El senador Alejandro Armenta Mier dio a conocer que ya se trabaja, junto con la Secretaría de Economía, una propuesta para crear el Instituto Nacional del Litio, tema imprescindible para lograr la soberanía energética en México. 

El legislador de Morena precisó que, una vez que inicie el próximo periodo ordinario de sesiones, presentará a su Grupo Parlamentario la iniciativa correspondiente. 

Recordó que México es el país con el yacimiento más importante y de mayor cantidad de litio en el mundo, lo que, posiblemente, lo convertirá en la principal potencia en esta materia durante los próximos 100 años.  

De ahí la importancia de que nuestro país cuente con un organismo que genere investigación y realice estudios sobre las características de la roca, de la arcilla o del lugar donde se encuentre. 

Países como Bolivia, Argentina, Chile y Corea, que son potencias en materia energética, agregó, cuentan con instancias que se encargan de la investigación de sus recursos. 

En este sentido, informó que una vez terminado el proceso electoral se tendrá una reunión con los embajadores de Argentina, Chile, Canadá, Rusia, Alemania, China e Indonesia, naciones que son potencia en materia de litio. 

Porque el propósito es conocer los modelos de desarrollo industrial para saber con precisión cuál debe ser el papel del Gobierno Federal. 

El senador recordó que actualmente se explotan yacimientos de litio que fueron concesionados a empresas extranjeras por el gobierno anterior, quien les otorgó más de 159 mil hectáreas a empresas privadas de Canadá, Estados Unidos, Inglaterra y China. 

Sin embargo, a través de una solicitud de información que realizó la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado, se dio a conocer que, de 31 concesiones mineras, ninguna de ellas fue entregada a mexicanos. 

Armenta Mier dijo que el 22 de enero, el titular del Ejecutivo Federal destacó que en esta administración no se han entregado más concesiones para explotar litio. 

En este sentido, recordó que ya se presentó la iniciativa para modificar el artículo 27 de la Constitución, a fin de establecer que el litio es un bien de la nación, pero está pendiente su dictamen. 

Con este cambio, el Estado tendrá la propiedad de las tierras y aguas donde se encuentre este metal blando y decidirá la mejor opción para la inversión extranjera, que beneficie a todas las mexicanas y mexicanos. 

“Sólo el Estado tendrá en su poder los medios para su investigación, exploración, explotación y venta, no se excluye a la inversión extranjera, pero las ganancias beneficiarán a todas las partes”, afirmó.