El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó la compra de la refinería Deer Park (DP), con el fin de que Pemex asuma el control total del complejo (tenía casi 50%).

“Para que México obtuviera ganancias de DP, la única opción era la compra del total de acciones, ya que el contrato con Shell nos prohibía la venta del 49% de acciones pertenecientes al país a un tercer actor”, indicó.

“Shell quedó al mando de la mayoría accionaria y decidió reinvertir las utilidades desde 1993; México no ha visto un peso”, anotó.

Añadió que la adquisición de la otra mitad de las acciones de esta refinería también asegura la oferta de gasolina para México frente a contingencias como el robo de hidrocarburos en el país, o huachicol, o eventos como el que vivió Estados Unidos de hackeo al sistema de distribución de gas.

Aquí la explicación completa: