Diego López Díaz confirma que su lugar está situado en el top mundial de la natación del deporte adaptado, al conquistar este jueves la medalla de oro para México en la final de los 50 metros libres, categoría S3, con un tiempo de 44.66 segundos, en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. ¡Y va por otra más!

Esta presea dorada representó su segundo metal en la presente justa veraniega, tras la medalla de bronce que conquistó el pasado domingo en la final de 50 metros dorso S3 con un tiempo de 45.66, en el Centro Acuático de Tokio, en donde Jesús Hernández se colgó la presea áurea en la misma competencia.

“Me siento muy contento, feliz de la vida. Valió toda la pena lo que pasamos, fue algo bastante duro, pero pudimos superarlo como el gran equipo que somos. Lamentablemente no llevamos tantas medallas como quisiéramos, pero vendrá la revancha, en México tenemos jóvenes muy buenos que son un talento nato increíble”, dijo en entrevista para la Conade.

Palmarés

En 2019, el “misil jalapeño”, como le apodan sus seguidores, conquistó cinco preseas de oro en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019, cuatro medallas de oro en el Campeonato Mundial de Para Natación Londres 2019 y previamente una insignia dorada en la Serie Mundial, por lo que culminó ese año con 10 oros internacionales.

Por sus logros obtenidos logró obtener el Premio Nacional de Deportes 2019.

No fue fácil para Diego López, ya que debido al confinamiento por la pandemia de COVID-19, realizó sus entrenamientos, en una alberca recreativa de sus familiares; después se trasladó a una alberca particular, en donde solo estaba con una acompañante.

“Aún no estoy satisfecho, porque me falta una prueba mañana (viernes), pero sí muy agradecido con Dios por el resultado, agradecido con mi entrenador Fernando Gutiérrez Vélez, con el doctor Agustín Aguilar, con el psicólogo Juan Alvarado y con todo el equipo. Le doy las gracias a mi familia, amigos y gente de México que me apoya”, resaltó el originario de Xalapa, Veracruz.

Diego López comenzó a nadar en 1998 en su natal Xalapa. Sus padres estudiaron educación física y disfrutaron del deporte, por lo que se le animó a ser activo desde una edad temprana. “El mayor placer de la vida es hacer algo de lo que te dijeron que no eras capaz”, dice en su cuenta de Twitter.

La presea dorada de Diego López significó la medalla número 15 para la delegación mexicana en la justa nipona, en la que, hasta el momento, suma seis metales de oro, una insignia de plata y ocho preseas de bronce.

México alcanzó la cifra de seis medallas de oro, dos más que en Río 2016 y ya igualó los metales áureos de Londres 2012.

Fuente: El Financiero