El presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna, calificó como positivo que, a sólo unas horas de haberse instalado, las y los diputados aprobaron la primera reforma de la LXV Legislatura a través de un ejercicio democrático donde todas las posiciones fueron escuchadas y prevaleció la apertura al diálogo. 

Destacó que la primera sesión, en la que se aprobó la expedición de la Ley Federal de Juicio Político y Declaración de Procedencia, da muestra de que las diputadas y diputados de esta Legislatura trabajarán arduamente por impulsar los cambios legales necesarios para garantizar la certeza jurídica que demanda la ciudadanía.  

El diputado presidente reconoció la apertura al diálogo y al debate de todos los Grupos Parlamentarios que integran la Cámara. “Se escuchó a todas las bancadas y, aunque fue una sesión extensa, también fue productiva”, expresó.

Estimó que la expedición de la Ley Federal de Juicio Político y Declaración de Procedencia tendrá beneficios porque fija de manera clara los procedimientos sobre estas figuras. 

Además, regula los sujetos de responsabilidad política en el servicio público, las causas y sanciones en el juicio político y los órganos competentes en dicho procedimiento.

También reglamenta los órganos competentes para la declaración de procedencia respecto del enjuiciamiento penal de las personas servidoras públicas señaladas en el artículo 111 de la Constitución Política.

Reglamento para situaciones de emergencia y contingencia sanitaria

El diputado Sergio Gutiérrez Luna también reconoció la aprobación del Reglamento que la Cámara de Diputados aplicará durante las situaciones de emergencia y la contingencia sanitaria en las sesiones ordinarias y extraordinarias durante la LXV Legislatura.

Se trata, dijo, de medidas para asegurar la continuidad de las actividades de la Cámara de Diputados y, al mismo tiempo, procurar el cuidado de la salud de diputadas, diputados y personal que acude al Palacio Legislativo de San Lázaro.

Dicho reglamento norma el ejercicio de las funciones constitucionales y legales de la Cámara de Diputados, con pleno respeto al cumplimiento de los derechos y obligaciones de las y los legisladores, garantizando también el ejercicio efectivo de la actividad parlamentaria que se desarrolla en el Pleno, en las comisiones legislativas y en los comités en una modalidad semipresencial.