Los programas sociales, que datan del año de 1939 con la creación de la entonces Secretaría de Asistencia Social, no son el invento del hilo negro en esta administración federal, la que sí ha hecho es modificar algunas cosas, a otras les cambiaron el nombre y las nuevas carecen de sustento metodológico y científico, lo cual significa tirar dinero a la basura.

Así lo expresó esta tarde la senadora Claudia Edith Anaya Mota, del Grupo Parlamentario del GPPRI, en cuestionamiento hecho al secretario de Bienestar, Javier May Rodríguez, quien compareció ante el Pleno del Senado de la República, en el marco del análisis del III Informe de Gobierno.

En la Tribuna, la senadora Anaya Mota preguntó: “¿qué es lo que están aplaudiendo?, ¿qué es lo que están celebrando?”, cuando ha aumentado drásticamente la pobreza con cuatro millones más de pobres en tres años, con lo que se pasó de un 41.9% al 43.9% de la población. “Es una vergüenza”, dijo. 

Refiriéndose a los servidores de la nación, la legisladora aseguró que en tiempo electoral se quitan el chaleco café y se ponen el de color guinda y que “van y presionan, hostigan, amenazan a los beneficiarios de los programas sociales y les dicen que si no votan por MORENA les van a quitar los programas”.

Por su parte, el senador Mario Zamora Gastélum confió en que carece de sentido que entre los actores políticos se aferren en determinar quién tiene la razón, quién tiene unos datos y quién tiene otros. “Creo que es un buen momento para que se convoque a tener un espacio para escucharse y de poder construir juntos, aportar cómo podemos juntos combatir la pobreza.

Asimismo, pidió al secretario May Rodríguez trasparentar quiénes son todos los servidores de la nación, dónde están, quiénes son, dónde y que trabajo realizan, dado que se auditó la opacidad en el gasto de más de 18 millones de pesos destinados al pago de 355 servidores, quienes también recibieron honorarios de la Coordinación de Becas Benito Juárez.