El presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo hoy que una eventual reducción presupuestal para el año próximo en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), comparado con el rango actual, no significa dejar de proteger a los investigadores porque ahora el dinero les llega a los beneficiarios y no se queda en los “capos” de la intelectualidad.

Al responder en la conferencia de prensa matutina a un planteamiento sobre presuntas afectaciones en el Conacyt, indicó que se pedirá un informe a la directora de este consejo, María Elena Álvarez, aunque en principio defendió el trabajo de la funcionaria.

“La verdad, el Conacyt está trabajando muy bien; la directora es de primera en todo sentido, es una científica, es premio nacional de Ciencia, eso no sucedía, mandaban políticos al Conacyt. Pero no sólo es científica, es una mujer honesta, con principios, con ideales.

“En todo el gobierno habían mafias, esto pasaba en la intelectualidad, también en becarios. Si pertenecían al grupo de (Enrique) Krauze o (Héctor) Aguilar Camin era suficiente para tener buenas calificaciones, becas, premios”, señaló.

Una reportera le dijo que hay una disminución de 11 por ciento en el presupuesto del Conacyt para 2022, respecto al actual. El mandatario respondió: “No es cierto, pero no va a afectar porque antes la mayor parte del presupuesto se lo robaban.

“Podríamos hablar que el presupuesto era 200, 300 por ciento más pero no le llegaba a los investigadores”.

Sostuvo que no se ha despedido a nadie, siguen las becas; lo que ya no hay es el derroche.

“Es más, dedique una parte de mi libro a explicar cómo se transferían fondos a empresas nacionales y extranjeras y cómo se construían grandes instalaciones, elefantes blancos, en beneficio de empresas constructoras y pseudo investigadores.

“Entonces, no se afectan los investigadores ni las becas. Por ejemplo, las becas de especialización en medicina se incrementa de 10 mil a 20 mil”.

Pero el problema, dijo, es de otro tipo: “Ya no se permite robar, y manipulan mucho y siguen manipulando los capos de la intelectualidad, el hampa de la política y del periodismo.

Prometió que la directora del Conacyt expondrá “y que nos recuerde cómo eran las tranzas en el Conacyt”.

Fuente: La Jornada