El senador Ricardo Monreal Ávila anunció que dialogará con el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero y con la directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla Roces para conocer la imputación en contra de 31 científicos por los presuntos delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero, uso ilícito de atribuciones y peculado.

En conferencia de prensa, aprovechó para hacer un llamado al órgano de investigación, al Ministerio Público y al Juez de la Causa para que actúen con absoluta prudencia, incluso dijo conocer a algunos de los científicos acusados de quienes, aseguró, “me consta su vida honesta, de servicio al país a través de la ciencia”.

Aseguró que se aclarará este asunto muy rápido para que se retorne al prestigio de la comunidad científica, pero de manera personal, como universitario, “no puedo negar la cruz de mi parroquia: Soy de la UNAM y siempre voy a defender a la UNAM”.

El legislador por Morena, maestro y catedrático de la UNAM, lanzó un “goya” para que todo salga bien y aclaró que no puede coincidir con el rector de la máxima casa de estudios, Enrique Graue, quien consideró que es un “despropósito y algo inconcebible” la acusación de asociación delictuosa contra integrantes de la comunidad académica.

“No quiero prejuzgar o negar la existencia de probables conductas antijurídicas, porque esa no es mi función, corresponde al Ministerio Público y al juez y no me quiero involucrar en ello, pero siempre la presunción de inocencia priva por encima de todo”.

A pregunta expresa sobre si ¿no paradójico que el líder del Cartel de Sinaloa, Ovidio Guzmán haya sido liberado, que Emilio Lozoya Austin esté en su casa y que se gire una orden de aprehensión contra 31 miembros de la comunidad académica?

En respuesta, el también líder de Morena en el Senado respondió que es momento de reflexión. Mi solidaridad plena con la comunidad científica, pero no me puedo erigir en juez o el Ministerio público.
Ricardo Monreal se deslindó de las declaraciones de su compañero de bancada, Armando Guadiana, quien momentos antes pidió que la Unidad de Inteligencia Financiera investigue a las instituciones de educación superior como la Universidad Nacional Autónoma de México, por el supuesto uso de dinero de “falsos investigadores” que “despilfarraron mucho dinero en turismo internacional”.

Al respecto, dejó en claro que que no es jefe de nadie y cada senador y senadora tiene el derecho de expresar lo que crea conveniente.