Francisco Garfias

Ovidio, hijo de El Chapo Guzmán, capo del Cártel de Sinaloa, ya lo tenían detenido en el famoso  Culiacanazo y lo liberaron por órdenes del presidente López Obrador.

A 31 científicos y académicos del Conacyt, la Fiscalía de Gertz Manero, con el respaldo de AMLO, los acusó de delincuencia organizada y solicitó órdenes de aprehensión.

Un juez muy valiente, Gregorio Salazar Hernández, paró la embestida contra los académicos. Negó las detenciones con el argumento de que los hechos que se les imputan no corresponden a los ilícitos que pretenden atribuirles. La FGR insistió. Volvió a pedir las órdenes de aprehensión. Una, dos, tres veces.

Hay montañas de protestas de científicos, intelectuales y articulistas por esta persecución, disfrazada de combate a la corrupción.  Destaco la del rector de la UNAM, Enrique Graue: “Es un despropósito  inconcebible la acusación de delincuencia organizada contra los académicos”.  

*Hay opositores que ruegan para que el dedo de Andrés Manuel López Obrador se mantenga apuntado hacia Claudia Sheinbaum hasta el 2024. “Es la candidata más apetecible”, señalan sin rubor. Sostienen que ni la jefa de Gobierno de la CDMX ni Morena encajan en las áreas urbanas, que es donde está concentrada la mayor parte de los votantes. 

Ponen como ejemplo los resultados de las pasadas elecciones en la CDMX —bastión de AMLO— en el caso de la consentida de Palacio Nacional. Pero también las derrotas de Morena en Guadalajara, Monterrey, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Mérida y Cuernavaca. Temen que para el 2024 pueda entrar en juego otro alfil de AMLOAdán Augusto López Hernández. Su llegada a la Secretaría de Gobernación lo coloca automáticamente en la carrera presidencial.

Nos cuentan que los gobernadores, incluidos los que le quedan a la oposición, están encantados con él. Su estilo incluyente, su disposición al diálogo, su distanciamiento del sectarismo de los porristas de Claudia lo hacen más atractivo para el votante medio. 

Esta semana se reunió en la SRE con los coordinadores parlamentarios de todos los grupos con representación en el Senado. Algo inédito en la 4T. Interesante también lo que harán Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard, dos cartas fuertes de Morena para el 2024, si la decisión final no les favorece. Los dos quieren estar en la boleta.

Especulaciones van y vienen. Unos ven al canciller como abanderado de una coalición que incluya al PVEM. Otros especulan que el senador podría encabezar una alianza en la que participe el MC, el PT, e incluso el propio PVEM.

En los corrillos políticos corre la versión de que los videos de Pío y Martín López Obrador, cuya difusión se atribuye a Manuel Velasco, han arrojado al senador del Verde a los brazos del zacatecano. Ricardo ha dicho que va a estar en la boleta. A Marcelo se le atribuye haber comentado, en corto, que esta vez no va a declinar por nadie.

Enfrente no hay rival a la vista. La Alianza Va por México –si logra mantenerse en el 2024– no tienen una figura que logre capitalizar el creciente descontento con el gobierno de AMLO.

Por ahora no se ve que Ricardo AnayaMauricio VilaAlito MorenoEnrique de la Madrid y Margarita Zavala puedan llenar ese vacío. “La candidatura la tienen que sacar de fuera”, concluye el politólogo Federico Berrueto.

*El canciller Ebrard, por cierto, también muestra vocación plural. Se reunió ayer con senadores de todos los partidos de cara a su comparecencia, el próximo martes, en la Cámara alta. Hablaron de Estados Unidos, Celac, vacunas y migrantes.

A la sede de Relaciones Exteriores acudieron las legisladoras priistas Claudia Ruiz Massieu, excanciller; Beatriz Paredes, exembajadora; la panista Josefina Vázquez Mota, excandidata a la presidencia del PAN, los morenistas Héctor Vasconcelos y José Antonio Álvarez Lima, exembajadores, y Mónica Fernández, entre otros.

*No suelo utilizar este espacio para dirimir asuntos personales, pero no me queda otra. Telmex me obligó, a la mala, a pagar por servicios que nunca utilicé. Me cortó internet a pesar del litigio sobre una cuenta de 1,647 pesos por Claro Video que nunca contraté. En Servicio a Clientes nos dijeron que el ajuste de factura se haría entre 48 y 72 horas. Los folios de la queja son 3288771, 3288773, 3288775 y 328876. Pasado el lapso no ajustaron la cantidad y procedieron a la suspensión del servicio. Lo peor: no es la primera vez que me llegan facturas infladas. Google nos permitió acceder a un reporte de la Profeco que ubica a Telmex como el operador de internet fijo con más quejas en lo que va del 2021.

Publicado en excelsior