El piloto tapatío Sergio ‘Checo’ Pérez se convirtió en el primer mexicano que se sube a un podio en un Gran Premio de México al cerrar en la tercera posición en la carrera de este domingo, tras una intensa batalla con Lewis Hamilton, quien terminó segundo. El holandés Max Verstappen se quedó con la victoria, firmando una actuación redonda para Red Bull Racing.

Luego de una desafortunada clasificación sabatina, en la que una imprudencia del japonés Yuki Tsunoda provocó que los pilotos de Red Bull no pudieran registrar mejores tiempos que los de Mercedes, este domingo todo cambió apenas en la largada, cuando un contacto entre Daniel Ricciardo y Valtteri Bottas condenó a ambos a caer al fondo, lo cual fue aprovechado por Verstappen y Pérez para tomar la punta y el tercer sitio, respectivamente, mientras que Hamilton salió de la curva en segundo.

Este accidentado arranque también provocó que el propio Tsunoda y Mick Schumacher quedaran fuera de competencia por otro choque en la parte posterior del grupo.

A partir de este momento, Max Verstappen poco a poco comenzó a establecer una espectacular ventaja sobre Hamilton, experimentando una carrera literalmente sin ninguna preocupación. Esta misma situación se presentó casi en el resto de pilotos respecto a sus más cercanos perseguidores, por lo que no se registró prácticamente ningún mano a mano de consideración.

En este contexto, donde la atención se concentró fue en la pelea entre Hamilton y Pérez, pues el mexicano mostró quizá su mejor conducción de la temporada, impidiendo que el británico escapara más allá de dos segundos en algunos lapsos.

Bajo un cobijo permanente de la afición, Checo Pérez se adjudicó otro hecho histórico en la vuelta 34, cuando, tras aprovechar los ingresos a boxes de Max y Lewis, asumió el liderato de la carrera, convirtiéndose en el primer mexicano que lo consigue, al menos durante una vuelta, en un Gran Premio de México.

Checo recurrió al cambio de neumáticos en la vuelta 41 de 71, lo que permitió que Lewis retomara la segunda posición, y fue a partir de este momento que inició el punto más álgido del mano a mano con el mexicano, pues hasta el cierre de la carrera, el tapatío buscó en múltiples ocasiones superarlo, pero el todavía campeón del mundo también se empleó a fondo para asegurar su posición.

De esta forma, Max cruzó primero y Lewis, segundo, mientras que Checo concluyó tercero, provocando la algarabía del público presente en el Hermanos Rodríguez.

Con los puntos repartidos esta tarde, Red Bull Racing llegó a 477.5 unidades en la clasificación del Campeonato de Constructores, apenas una por detrás de Mercedes (478.5), que se mantiene en el primer lugar. En lo que respecta al de Pilotos, este triunfo le valió a Verstappen para alcanzar 312.5 puntos en la cima, mientras que Hamilton se quedó con 293.5, en el segundo puesto; Checo Pérez es cuarto con 165 unidades.

Fuente: Marca