Joe Biden y Xi Jinping comenzaron este lunes una cumbre virtual para, según el presidente estadounidense, evitar «un conflicto» entre Washington y Pekín, constató la AFP.

Biden afirmó que se necesitan medidas de «contención» y que «la competencia entre los dos países no debe transformarse en un conflicto». Xi estimó por su parte que los dos países deben «mejorar su comunicación y cooperación». 

Ambos presidentes ya hablaron extensamente por teléfono dos veces desde la investidura de Biden en enero. Ante la negativa de Xi de viajar al extranjero debido a la pandemia, se optó por un encuentro en línea.

Los asesores de Biden presentan la cumbre como una oportunidad para intentar evitar una escalada en las tensiones, en particular por Taiwán, democracia autónoma a la que China considera una provincia rebelde.

«Sabemos que, como líder global responsable, es importante mantener abiertos los canales de comunicación», dijo a los periodistas un alto funcionario del gobierno estadounidense, quien indicó que la «competencia» entre ambas potencias no debería conducir un «conflicto».

«El presidente también dejará claro que queremos construir salvaguardas comunes para evitar errores de cálculo o malentendidos», agregó, aunque buscó moderar las expectativas al señalar que no se esperan grandes resultados de la cumbre.

La reunión se mantiene después de que Biden criticara la ausencia de Xi Jinping -quien hace dos años que no sale de China por la pandemia- en importantes citas internacionales y en momentos en que el mandatario chino fortalece su control sobre el régimen. 

Las entre ambas potencias se desplomaron durante la presidencia de Donald Trump (2017-2021), quien lanzó una guerra comercial contra China mientras atacaba a Pekín por su manejo de la pandemia.

Biden reformuló la confrontación de manera más amplia, la de una lucha entre democracia y autocracia, y pese a que su tono es más mesurado que el de Trump, la relación entre Washington y Pekín es muy tensa, por Taiwán y una amplia gama de cuestiones de derechos humanos y comercio.

Fuente: AFP