El día de hoy, personal de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) se reunió con funcionarios de alto nivel de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM): el jefe de Gabinete del director general, Eugenio Ambrosi; el asesor sénior para las Américas, Alejandro Guidi; y la representante de dicha Organización en México, Dana Graber.

La política migratoria contempla la atención de las causas que originan la migración, la cooperación internacional y el desarrollo sostenible, a través del diálogo constructivo a nivel bilateral, regional y multilateral. El encuentro tuvo como objetivo seguir explorando opciones para ampliar la cooperación entre la OIM y México, para el fortalecimiento de las capacidades nacionales.

La delegación de la OIM destacó la disponibilidad de México para atender los diferentes retos que enfrenta el país, al ser un punto de origen, tránsito, destino y retorno, y que ello se lleve a cabo en total apego al derecho internacional y nacional, con una perspectiva de derechos humanos. Asimismo, señalaron que, ante las crecientes presiones derivadas del incremento de flujos migratorios en un contexto de pandemia, resalte la disponibilidad del Gobierno de México a la colaboración internacional.

Por su parte, las autoridades mexicanas subrayaron que, en congruencia con los contenidos del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular (PMM), el Gobierno de México da prioridad al respeto a los derechos humanos y la dignidad de todos los migrantes sin importar su condición migratoria. La unidad familiar, el interés superior de la infancia, la no discriminación, la no penalización del ingreso irregular, el enfoque de género, y la protección a grupos en situación de vulnerabilidad son principios fundamentales que orientan estas políticas.

Autoridades de la Organización Internacional para las Migraciones y de la Cancillería acordaron seguir fortaleciendo la colaboración ante los crecientes retos en las fronteras sur y norte, dado el aumento de flujos mixtos, y los perfiles cambiantes de las personas en movilidad.

La delegación de la OIM incluye a la directora general adjunta, Amy Pope, quien estará reuniéndose con otras autoridades nacionales, estatales y locales para obtener información de primera mano sobre los retos que enfrenta el Estado mexicano y, a partir de ello, encontrar rutas de colaboración de beneficio mutuo.

En la reunión participó personal de la Dirección General de Derechos Humanos y Democracia; Consultoría Jurídica; Unidad para América del Norte; Dirección General de Protección Consular y Planeación Estratégica; Dirección General para América Latina, y la directora general de Coordinación Política, Ximena Escobedo Juárez.