Francisco Garfias

Al presidente López Obrador se le cayeron las medallas que solía colgarse. Hoy no puede presumir estabilidad del peso —cerró en 21.47 por dólar— ni tener el control de la inflación. 

El alza de precios anda poquito arriba del 7 por ciento a tasa anual, según el Inegi. Es la más alta en los últimos 20 años.

El Presidente dice que no es un tema exclusivo de México —menudo consuelo— y que deriva de una crisis mundial provocada por la pandemia de covid-19.

No hay duda que la inflación y la depreciación del peso tienen un importante componente global. Pero, ¿no hay también razones domésticas? Ésa es la pregunta.

El tema es preocupante. El subgobernador del Banxico, Jonathan Heath, hizo notar, en un tuit, que la tasa de inflación de 0.69 % de la primera quincena, fue la más elevada para cualquier quincena desde la primera de noviembre del 2017 (año del gasolinazo).

“Si ésta fuera la tasa promedio de todas las quincenas, la inflación anualizada sería del 18.04 por ciento”, puntualizó.

* A los mercados, por ejemplo, no les gustó la propuesta de Victoria Rodríguez Ceja, hasta ayer subsecretaria de Egresos, para el Banco de México. 

Nadie duda de que es una funcionaria seria y discreta, pero no tiene el perfil para encabezar el banco central. Los expertos destacan que carece de experiencia monetaria. Eso lo saben en los mercados.

Una hora de después del anuncio, el tipo de cambio del peso frente al dólar tuvo su peor nivel desde principios de octubre de 2020. Llegó a cotizarse arriba de 21.50 por dólar.

Le preguntaron al Presidente los motivos del retiro de la propuesta de Arturo Herrera para el Banxico. “Queremos que participen mujeres”, fue lo primero que dijo.

Respuesta poco convincente. Si fuera el caso, la habría propuesto desde que se anunció la salida de Alejandro Díaz de León del banco central.

El titular de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, se tardó horas en dar señales de vida desde que se filtró que el Presidente había retirado su propuesta. Difundió ayer un video en el que aparece junto a Victoria, destacando sus cualidades: 

“En su ejercicio como subsecretaria de Egresos, nunca permitió un desfase de la meta del balance fiscal que nos aprueba el Congreso de la Union”.

En caso de ser ratificada, lo que se hará vía fast track para calmar el nerviosismo de los mercados, Rodríguez Ceja reiteró su compromiso con la autonomía de Banxico. Pero también de combatir la inflación y no tocar las reservas monetarias.

* La alianza Va por México —PAN, PRI y PRD— postulará candidato en cinco de los seis estados donde habrá elecciones de gobernador en el 2022. Oaxaca es la excepción. No hubo acuerdo con el PRI.

El anuncio será la semana que entra. Ya tienen los nombres de los elegidos. Los van a hacer públicos en esa ocasión. La meta mínima que tienen es ganar, por lo menos, tres de las seis elecciones: Aguascalientes, Durango e Hidalgo. 

Por cierto, la alianza ya mostró fisuras. La elección de Pablo Gómez como titular de la UIF los dividió. PAN y PRD iban a votar en contra. Le propusieron al PRI abstenerse para no romper el bloque, pero se rehusó.

El tricolor votó a favor. Nos cuentan que no hubo modo de convencer al diputado Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI. ¿Preludio de lo que se vendrá con la reforma eléctrica? 

Por cierto, Luis Espinosa Cházaro, coordinador de la bancada del PRD en San Lázaro, dice que en el seno de la Jucopo se ha planteado el regreso obligatorio a las sesiones presenciales, pero que Morena se opone. 

El covid es el pretexto. “Ya estamos en semáforo verde. Es hora que los diputados desquiten el sueldo, ¿no?”, preguntó el perredista.

* Tenemos confirmada la versión de que alguien de la Suprema Corte operó exitosamente para que Loretta Ortiz se convirtiera en ministra del máximo tribunal.

La víspera de su elección en el Senado hubo una reunión en casa de un distinguido panista. Asistieron, entre otros, Julen Rementería, coordinador de la bancada azul en el Senado, y algún ministro del máximo tribunal, cuya identidad nos fue revelada, a condición de mantenerlo en el anonimato. 

En el azul había dudas. Algunos querían impulsar al maestro Bernardo Bátiz, quien en sus tiempos fue un distinguido panista.

La intervención del referido ministro a favor de Loretta fue concluyente. Ése mismo ministro habría ayudado a conseguir los votos del MC y algunos del grupo plural. Al que no pudo convencer fue a Germán Martínez.

Publicado en excelsior