¿Quién cuidará al perro o al gato en caso de divorcio? Desde el miércoles, una ley española aclara esta decisión y concede el derecho a una custodia compartida para los animales de compañía, considerados como «seres vivos dotados de sensibilidad» y no simples «cosas».

En caso de divorcio litigioso, el juez debe considerar ahora «el futuro de los animales de compañía, teniendo en cuenta el interés de los miembros de la familia y el bienestar del animal, la distribución de los tiempos de custodia y de cuidados», indica este texto, defendido por los socialistas así como por el partido de izquierda radical Podemos, en el poder en el país, que entró en vigor el miércoles.

Un gato, un perro, una tortuga, un pez o un pájaro domésticos podrán ser objeto de una custodia alterna. Hasta ahora, la custodia de los animales de compañía en caso de divorcio había «sido objeto de controversia ante los tribunales», lo que motivó esta modificación del código civil español, prosigue el texto.

Esta ley también obliga a los propietarios a «garantizar el bienestar» de sus animales. En caso contrario, o si una persona tiene antecedentes en materia de malos tratos a los animales, la custodia puede ahora ser denegada o retirada por un juez.

El bienestar del animal también debe ser tenido en cuenta por la justicia en caso de sucesión litigiosa si varios herederos reclaman su custodia.

La formación radical de izquierdas Podemos, miembro del gobierno, desea ir más lejos y espera que este año se apruebe un proyecto de ley destinado a prohibir, en particular, la venta de animales de compañía en tiendas.

Varios países europeos ya han modificado su código civil para reconocer el carácter vivo y sensible de los animales, como Francia en 2015, pero también Alemania, Suiza, Austria y Portugal.

Fuente: AFP