Luego de que la Sala Regional Guadalajara del Tribunal de Justicia Electoral del Poder Judicial de la Federación (TJEPJF), resolviera que Jaime Bonilla “no puede regresar como senador, después de ser gobernador”, el político bajacaliforniano respondió que los promoventes no cuentan con personalidad ni legitimidad suficientes para hacer ese tipo de imputación.

Los magistrados encontraron un impedimento legal, luego de haberse desempeñado como gobernador de Baja California, gracias a una licencia por tiempo indefinido, que fue aprobada por la Cámara de Senadores.

Sin embargo, aclararon que, “a rendir protesta como mandatario estatal, optó por dicho cargo de elección popular y agotó su derecho a elegir entre ambos, quedando vacante la senaduría, de ahí que no sea posible su reincorporación a esta última”, señaló el TJEPJF en un comunicado.

Jaime Bonilla Valdez, exgobernador de Baja California, reconoció que efectivamente se promovieron dos juicios contra su reincorporación al Senado ante la Sala Regional Guadalajara, “misma que no debió admitirlos, ya que los promoventes no cuentan con personalidad ni legitimidad suficientes para ello”

Agregó que el acto de reincorporación es un asunto de la Mesa Directiva del Senado, “por lo cual no es materia electoral, ya que se trata de la integración misma del Senado, por lo que en efecto ambos medios de impugnación son improcedentes de conformidad con el artículo 10, inciso h), de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral.
Refirió que el artículo 125 de la Constitución señala que ningún individuo podrá desempeñar dos cargos de elección popular a la vez, “situación que en este caso no se presenta, pues en ningún momento se desempeñaron simultáneamente, toda vez que se solicitaron las licencias adecuadas y necesarias”.

Jaime Bonilla agregó que, aunado a esto, “ni la Constitución o alguna otra ley señala que de elegir uno, se renuncia al otro, ya que esto vulneraría no solo mis derechos, sino los de la ciudadanía que nos respaldó con su voto”

Destacó que la resolución de la Sala Regional Guadalajara no es definitiva, pues se cuenta con la instancia ante la Sala Superior del Tribunal Electoral y, en su caso, será facultad del propio Senado, como poder autónomo, la separación o reincorporación del senador

“Confío plenamente en que las autoridades, en pleno apego a la ley y respeto a mis derechos y garantías, así como a la autonomía y decisión del pueblo bajacaliforniano, tomarán el curso adecuado”.