Alrededor de 500 personas se manifestaron contra la prohibición los vapeadores afuera de las instalaciones de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), ubicadas en la calle Oklahoma, en la colonia Nápoles, en la Ciudad de México.

José Luis, un inconforme con el decreto presidencial, aseguró que el vapeo hace menos daños que el tabaco, por lo que considera que el gobierno federal tomó la determinación de prohibir su venta y distribución sin considerar los beneficios que tiene para la salud de los fumadores.

«Yo llevo 15 años vapeando y es muy difícil de creer que el gobierno se venga a enterar ahora, y además, lo que está haciendo el gobierno es sentencia de muerte a toda la gente, son millones en todo México que han dejado de fumar con el vapeo, o sea, los está condenado a morir, a que regresen al cigarro».

Los inconformes clausuraron simbólicamente las instalaciones de la Cofepris; advirtieron que su prohibición va incentivar el mercado negro.

Tras la firma del decreto presidencial el pasado 31 de mayo, suman 70 comercios clausurados en todo el país por las autoridades federales por vender vapeadores.

La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios argumentó que el consumo de estos productos ha propiciado un aumento de personas con afecciones pulmonares.

En octubre pasado, La Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la prohibición de la venta de cigarros electrónicos.

Por Milenio