Por la deserción escolar y problemas económicos generados por la pandemia, la tasa de trabajo infantil en México podría incrementarse en 200 mil niños, niñas y adolescentes más trabajando en 2022, con respecto a la última Encuesta Nacional de Trabajo Infantil, que se realizó en 2019 y que arrojó más de 3.3 millones de infantes entre 5 y 17 años, laborando en ocupaciones permitidas y no permitidas. 

Las proyecciones de la OIT arrojan que por cada punto porcentual de incremento de la pobreza se generan 0.7% más de niñas, niños y adolescentes que se incorporan a las actividades económicas. 

Esto significaría 3.5 millones de niños mexicanos trabajando, por los 2.3 puntos porcentuales que aumentó la pobreza en nuestro país, como resultado de la pandemia. 

Por Excélsior