Tras el enfrentamiento en Texcaltitlán, Estado de México con presuntos miembros de la delincuencia, en el cual hubo un saldo de 10 presuntos agresores muertos y otro entre dos grupos de hombres armados en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, por el control de un mercado, el presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó que se sigan presentando hechos violentos, pero aseguró que la violencia no algo que se haya generalizado en el país.

“Sí, se dan estos casos, pero no es generalizado, pero no es como dicen las agencias estadounidenses (…), hay estados donde no hay homicidios, en la mitad del país”, dijo el mandatario y afirmó que no cambiará la estrategia de seguridad, ya que “no se puede enfrentar la violencia con la violencia”.

Cabe mencionar que el fin de semana pasado se vivió la segunda jornada más violenta en lo que va del año, para continuar ayer con dos hechos que siguen sacudiendo a México. El primero, en el municipio mexiquense de Texcaltitlán, diez presuntos delincuentes murieron en un choque con autoridades del Estado de México,  según informó la Fiscalía General de Justicia de tal entidad.

El segundo, dos grupos de hombres armados se enfrentaron a tiros en el estacionamiento de un mercado público en el municipio chiapaneco de San Cristóbal de las Casas, por el control del lugar y del territorio.

“En el caso de San Cristóbal son dos grupos que se están disputando el control de un mercado, así están las cosas y ya se está actuando. Desgraciadamente una persona perdió la vida en estos enfrentamientos», agregó López Obrador.