La refinería de Dos Bocas producirá a toda su capacidad después de su inauguración, lo que representarían 150 millones de barriles diarios, el próximo año, aseguró esta mañana en conferencia el presidente Andrés Manuel López Obrador y reiteró que primero pasará por una fase de prueba.

“Vamos a inaugurar la refinería, pero a sabiendas de que se inicia un proceso de algunas plantas, es una cosa monumental, enorme, estamos hablando de cientos de plantas y equipos y hay que armonizar todo para obtener el combustible, entonces va a llevar tiempo, pero la parte constructiva se termina este año y ya va a entrar a operar el equipo especializado en la refinación» puntualizó el mandatario.

En la llamada «mañanera», López Obrador admitió que tomará su tiempo, pero no los dos años como antes se tenía previsto.

«Sí va a llevar tiempo, pero no los dos años, va a estar produciendo a toda su capacidad el año próximo, el compromiso que tenemos es dejar de comprar gasolinas y diésel, ser autosuficientes en 2023”, agregó.

Mientras la nueva planta, que se inaugurará el 2 de julio, está proyectada para refinar 340 mil barriles, la de Deer Park, en Texas, tiene una capacidad similar. En tanto, las otras seis refinerías existentes en el país generan otros 840 mil a un millón 200 mil.

Junto con los 75 mil barriles que produce cada una de las plantas coquizadoras, se calcula que la refinación será de más de dos millones diarios, de lo cual, calculó que unos 800 mil barriles diarios serán de gasolina y 500 o 600 mil de diésel, lo que permitirá la autosuficiencia.

“En todo proceso de construcción de una refinería hay un periodo de prueba que puede llevar hasta un año. El ejemplo más cercano a nosotros fue la construcción de la refinería de Salina Cruz, ya hace muchos años, como cuarenta años, porque desde entonces no se hacía ninguna refinería en México”, explicó esta mañana.